Juan Pablo Russo
15/10/2020 14:13

Tras ganar el Oso de Plata en la Berlinale, y ser nominado al Cóndor de Plata en el rubro Cortometraje Documental, se estrena en Mubi, Blue Boy (2019), nuevo trabajo del siempre experimental y arriesgado director argentino Manuel Abramovich (La Reina, Soldado).

Blue Boy

(2019)

El planteo inicial de Blue Boy es tan simple como minimalista. Un retrato performativo de siete hombres rumanos que trabajan en Berlín ofreciendo sexo a cambio de dinero. Pero Abramovich no es de quedarse en la simpleza y su obra no solo destaca por ser rupturista sino también por buscar interpelar tanto al espectador como al objeto retratado. En Blue Boy apela a una óptica cruda y realista donde la cámara funciona como un cliente más.

La cámara fija de Abramovich se posa sobre los rostros de siete hombres - siete planos con una mínima variación en su valor y evitando al máximo recurrir a los movimientos de cámara-, mientras escuchan grabaciones de sus experiencias laborales. La cámara se centra en las reacciones que cada uno de los entrevistados tiene al a exponer sus irrefrenables reacciones ante lo que escuchan, pero también sobre lo que sucede en plano con el fuera de campo.

Como en un juego de espejos donde la realidad que se ve no es la que se refleja, Blue Boy, que fue realizado bajo el mismo concepto con el que los trabajadores se mueven, es decir cobraron para ser entrevistados y aparecer en el film, se convierte en un revelador y audaz retrato sobre las dinámicas del poder, el abuso y la manipulación a través de un dispositivo cinematográfico que Abramovich no intenta esconder.

8.0

Comentarios