Nicolás Quinteros
27/05/2020 19:46

En Catorce (Fourteen, 2019), el realizador y crítico Dan Sallitt reflexiona sobre la amistad y la forma en que el paso del tiempo y las vivencias individuales transforman esas relaciones que se construyen en la adolescencia.

Catorce

(2019)

Mara y Jo son amigas desde los catorce años (de ahí el título de la película). Con personalidades bien diferenciadas, ambas comparten una inestabilidad laboral y una serie de fracasos amorosos. La única constante en la vida de estas dos mujeres es la amistad que mantienen entre ellas. Un lazo bastante particular, fundado en las constantes demandas de Jo (Norma Kuhling) y el infaltable auxilio de su amiga Mara (notable interpretación de Tallie Medel).

El relato se construye a partir de eventos cotidianos intrascendentes, reuniones sociales en bares e innumerables chats. La historia es cronológicamente lineal, pero el realizador las presenta con elipsis temporales aleatorias y sin darle mayor información al espectador.

El paso del tiempo resalta las diferencias entre ambas amigas, Mara va construyendo una vida con cierta solidez laboral a la que se suma su maternidad; y Jo se vuelve cada vez más inestable en todos los aspectos de su vida.

En ese discurrir del tiempo, ese idilio platónico y sufriente de Mara hacia Jo se irá diluyendo, produciendo un distanciamiento entre ellas. La vida bohemia y fuera de control de Jo, cuyo origen se remonta a un evento traumático de la adolescencia (del que el realizador no aporta mayores detalles), sobrepasa la infinita compasión de Mara. El distanciamiento entre ambas, genera que sus caminos se bifurquen dando lugar a la tragedia y (como contracara) la culpa).

Dan Sallitt le da forma a su película como reflejo del vínculo entre las protagonistas. Un vínculo donde prevalece el silencio y las cosas sin decir. Los eventos se suceden fuera de la pantalla, el espectador accede a los hechos a través de la mirada de Mara.

Estrenada en el Festival de Berlin 2019, la película reflexiona no sólo sobre la amistad, sino también sobre el paso hacia lo que podemos denominar la vida adulta, que no depende solamente de nuestras decisiones sino también de las herramientas que uno cuenta para adaptarse a ese nuevo mundo y que mayoritariamente se obtienen durante nuestra adolescencia, a los “catorce”.

8.0

Comentarios