Juan Pablo Pugliese
28/04/2020 19:29

Francisco Ríos Flores documenta una realidad que pasa desapercibida para los miles que transitan día a día por el barrio de Once y particularmente por la estación de trenes. La prostitución masculina es abordada de forma inusual, poética se podría llegar a afirmar, con imágenes explícitas y con momentos de profunda reflexión donde los protagonistas expresan sus deseos, sus miedos y la incertidumbre sobre su futuro.

Miserere

(2019)

Miserere comienza y finaliza de la misma manera: con un fondo negro y las palabras de Néstor Perlongher, de su libro La prostitución masculina. El escritor, poeta, y ensayista, fundador del Frente de Liberación Homosexual, estudió el modo de vida de los hombres que ofrecen su cuerpo por dinero en Brasil, y analizó en profundidad el fenómeno que encuentra su correlato en el film.

Si en el documental Rosa Patria (2009), Santiago Loza rescató su figura y el FHL a través de las personas que lo conocían, en Miserere (2020) Francisco Ríos Flores aborda un estudio de campo donde queda expuesto que el libro de Perlongher fue una parte fundamental para la película al retratar este universo con sus códigos y costumbres propias.

El relato trascurre durante un caluroso día de verano. A medida que las cortinas de la estación se levantan y los comercios abren sus puertas, los protagonistas van desfilando frente a la cámara. Sus anhelos, deseos y reflexiones toman el espacio por completo a través de su propia voz en off.

Miserere expone una forma de vida compleja y desconocida sin concesiones, de un modo explícito y necesario para empezar a comprender las condiciones a las que se encuentran expuestos los hombres que trabajan como taxiboys. La cámara no juzga, se limita a observar la realidad en un marco de intimidad.

Y es esto lo que hace de la película una propuesta muy valiosa. El tratamiento se aleja de lo usual (entrevistas en las que los protagonistas miran a cámara y referentes del tema dan su punto de vista, etc.) para llevar a cabo un relato crudo sobre los invisibles, que a partir de la película de Francisco Ríos Flores tienen rostro.

7.0

Comentarios