Emiliano Basile
05/02/2020 13:10

Dicen que todas las historias ya fueron contadas, y que la única posibilidad de ser original es en cambiar la forma de hacerlo. Esta teoría se reafirma con Klaus (2019) la película de Netflix de producción española que viene cosechando galardones en la temporada de premios.

Klaus

(2019)

Aquí la historia de Santa Klaus es contada a través de un inesperado cartero llamado Jasper, que vive una acomodada vida de lujos hasta que su padre, el jefe de la oficina postal, lo envía a un inhóspito pueblo del Polo Norte, un poco por castigo y otro poco para dejarle una enseñanza. Allí deberá lidiar con la difícil tarea de enviar 6 mil cartas, en medio de un pueblo donde una histórica grieta divide a la sociedad. Pero hay un cazador ermitaño de barba blanca que se contenta con hacer feliz a los niños, entre los deseos de los pequeños y las necesidades del protagonista aparece re significada la figura mítica de Papá Noel y el clima de esperanza de la Navidad.

El cartero será el punto de vista esencial del film, aquel personaje que pasará desapercibido por la historia pero cuyo trabajo será determinante para engrandecer y contentar a unos y otros. Los niños con sus deseos y el solitario fabricante de juguetes (así se presenta a Santa Klaus) se encontrarán gratificados gracias a su accionar. El cartero trae el mensaje de paz en tiempos de guerra.

Klaus, dirigida por Sergio Pablos, es una película simpática y elocuente, a tono con las mega producciones norteamericanas en tanto ritmo narrativo y calidad de la animación, pero con la pizca de frescura necesaria para, con un relato clásico y previsible, renovar el cuento navideño con su mensaje esperanzador y darle el plus eficaz a una historia que convence a chicos y grandes.

8.0

Comentarios