Juan Pablo Russo
11/12/2019 20:01

Luego de El camino de Santiago (2018), el director y flamante Ministro de Cultura de la Nación, Tristán Bauer regresa al cine con otro documental urgente, Tierra arrasada (2019), con el foco puesto en la destrucción social, económica e institucional provocada por las políticas neoliberales impartidas por el ex presidente Mauricio Macri y el grupo de CEOs que gobernó el país entre 2015 y 2019.

Tierra arrasada

(2019)

Tierra arrasada es un retrato político de época regido por cierta urgencia que resume en apenas 120 minutos los cuatros años de gobierno macrista. En sus títulos iniciales una leyenda lo presenta como una producción de Sucesos Argentinos tomando el nombre del legendario noticiero cinematográfico. Ese nombre no funciona solo como un homenaje, sino que la forma elegida por Bauer para poner en escena el “desastre” es muy similar a la que durante décadas se podía ver antes del inicio de cada película. La voz en off de Dario Grandinetti relata, como en aquel viejo noticiero, cada uno de los ítems que hicieron que el gobierno saliente aumentara los niveles de pobreza, desocupación, inflación…y la lista podría continuar eternamente

Bauer estructura el documental en dos segmentos bien claros: el de la destrucción y el del renacimiento. Uno enfocado en una política de vaciamiento con la complicidad del poder judicial y los medios de comunicación, y otro en la esperanza, a partir de la unificación del peronismo. Mientras que por un lado muestran despidos, crisis económica, tarifazos, represión…por el otro vemos como a partir de la unión se da batalla para que un gobierno nacional y popular vuelva a tomar las riendas de un país gobernando para todos y no para unos pocos. Es en este eje donde Bauer elije un retrato desde lo épico, que por momentos hace recordar al cine de Leonardo Favio y esa megaobra llamada Perón, sinfonía de un sentimiento (1999). Los dos protagonistas excluyentes para graficar los dos sistemas de país son Mauricio Macri, el del ocaso, la persecución y el cinismo, y Cristina Fernández de Kirchner, la reconstructora.

El director, que contó para la elaboración del guion con Omar Quiroga y Luis Bruchstein, más del asesoramiento en materia económica de Alfredo Zaiat, recurre a material de archivo pero en su mayoría apela a un registro inédito de imágenes y testimonios de momentos estratégicos ocurridos durante los últimos cuatro años con grandes planos generales realizados con drones y escenas que emocionan y otras que enfurecen ante lo impotencia. En este sentido se destaca el trabajo del DF Manuel Fernández Ceballo quien logra captar lo esencial aun cuando podría pasar desapercibido..

Más allá de su clara intencionalidad ideológica Tierra arrasada documenta y justifica cada uno de los datos que muestra (incluso algunos ya quedan viejos como el caso de la pobreza, que hoy supera el 40%), y se vale tanto por lo que se dice como por la manera de hacerlo al exponer una realidad que está a la vuelta de cualquier esquina. Eso lo convierte en un material tan necesario como imprescindible, para no olvidarse de cómo el neoliberalismo arrasó con el país.

8.0

Comentarios