Rolando Gallego
16/11/2019 10:10

Alejandra Podestá cambió su vida de un día para el otro. Pasó de estar días con su madre y un trabajo rutinario, a ingresar en una escandalosa Avant Premiere junto a Marcello Mastroianni. Convocada por María Luisa Bemberg para protagonizar De eso no se habla (1993), pudo trascender sus propias limitaciones y encarnar a uno de los personajes con impacto social y a la vez, más atípicos de la historia del cine mundial.

Un sueño hermoso

(2019)

Un sueño hermoso (2019) de Tomás de Leone, alude a ese momento luminoso en la vida de la actriz, proponiendo un recorrido documental, sencillo, hilvanado por la recreación de la voz de Podestá, sobre algunos aspectos de su vida hasta su muerte, víctima de femicidio, y paso a la posteridad por dos participaciones cinematográficas, una con Bemberg y la otra con Jorge Polaco (La dama regresa).

Tomás de Leone resemantiza archivos, incorpora inserts bellos y bucea en la cultura popular para reconstruir la arqueología de la vida de una joven que se atrevió a aquello que tenía prohibido, y así y todo, se paró frente a la sociedad para escupir verdades en muy poco tiempo.

Cuando la directora decidió llevar al cine la novela homónima de Julio Llinás, tuvo un exhaustivo y cansador trabajo de casting para encontrar a quien interpretara a Charlotte, esa potente mujer contenida en un pequeño cuerpo que manifestaba muchas de las contradicciones y búsquedas que Podestá sufría en la vida real. Bemberg fue el catalizador de las aspiraciones de la actriz, quien rápidamente se conectó con el universo del cine, pero también con aquello que rodea al acto creativo del cine en sí mismo.

Este trabajo dialoga con figuras claves en la vida de Bemberg y Podestá, con el hallazgo de incluir una entrevista a la directora en el mítico Función Privada donde se planta ante la pregunta entre risas de Rómulo Berruti por lo mal visto que está ser “machista” y la buena propaganda que el feminismo tiene. Un sueño hermoso se para ante el personaje que intenta recortar y se pliega sobre sí mismo en una duda que no termina por definir concretamente, ¿es una propuesta sobre Alejandra Podestá? , ¿es un film sobre María Luisa Bemberg?, ¿es acerca del rodaje y proceso de producción de De eso no se habla? Por momentos las dos últimas preguntas son las que tienen respuesta, y la primera sólo se refuerza en algunas oportunidades. Es como si el el deslumbramiento por Bemberg, cambiara la dirección del relato que muchas veces solapa el protagonismo que la actriz debería tener en la narración, olvidando a Podestá, quien luego de vivir un pequeño romance con el cine, volvió a su vida normal.

En esa vuelta, por ejemplo, había una posibilidad de relato mucho más rico, también asociado a la actriz, pero sobre aquello que la impulsaba diariamente a vivir, a asociarse al peligro del sexo pago, aquello que la llevó a la muerte. La película tiene mayor dedicación sobre la figura de la directora y su relación con el cine y el feminismo, relación de la cual Podestá fue parte pero que termina opacando la biografía de la actriz y con ella, posibilidad de otro relato.

Ver Un sueño hermoso online

6.0

Comentarios