Laura Pacheco Mora
08/10/2019 15:15

Respirar es lo más simple de aprender y a su vez lo más dificultoso, algo que quizás, determinó el éxito de Luciano Pavarotti, el dueño de la voz tenor que conquistó al mundo en cada gira. ¿En dónde radica la belleza y grandeza de Pavarotti? Su especial y puro color fluye en Pavarotti (2019), película que nos traslada a vivenciar experiencias internas. Para apreciarla hay que sentirla y no sólo oírla.

Pavarotti

(2019)

El director Ron Howard nos relata, en su Dolby Atmos, la increíble vida y carrera de Luciano Pavarotti, el "Tenor del pueblo", basándose en archivos raros e inéditos, así como en muchos testimonios. Artista sobresaliente, abrumador y fuera de clase, Pavarotti también ha sido una personalidad de excepcional generosidad, luchando tanto por descubrir la ópera en el mundo como por apoyar causas queridas para su corazón. Su carisma irradia este sublime homenaje cinematográfico.

El documental recorre la vida del cantante desde su infancia con imágenes de archivo, la influencia que tuvo su madre que lo impulsó en su carrera profesional. Cómo recorre y conquista el mundo con su talento.

Su propia palabra, personalidad, humor cálido, acompañan el relato jutno a los testimonios de diferentes personas, como su esposa e hijos y colegas influyentes para su carrera o entrevistas a cantantes que tuvieron la fortuna de trabajar con él. Tal vez la duración y estilo del documental de Ron Howard, que abandona por un momento la ficción, sea de carácter tradicional, sin embargo, eligió un gran e imperdible personaje que resulta sustancial conocer para valorar su arte.

Un "grande" es un ser ejemplar a seguir, puesto que supo mantener la curiosidad de los niños y -en su caso- la humildad para aprender eternamente de todos y del mundo. Un ser descripto por sus colegas como el dueño de la voz más ideal que haya nacido, por lo menos como tenor. Su voz siempre fue directo al corazón, al igual que su enorme generosidad.

6.0

Comentarios