Juan Pablo Russo
27/09/2019 13:19

El ganador del Oscar Asif Kapadia retrata al capitán de la selección argentina, campeón mundial de México 86, en Diego Maradona (2019), un documental clásico y cronológico sobre el caos que atravesó su vida fuera del campo de juego.

Diego Maradona

(2019)

Aunque el 10 era un genio como delantero, la película se esfuerza en mostrar su rebeldía detrás del futbol. La historia hace un recorte temporal entre los años 1984 y 1991 cuando Maradona jugaba en Nápoles. El equipo nunca había ganado la liga italiana hasta que con el astro argentino la consiguió en dos ocasiones. Es una gran historia pero que ya fue contada con anterioridad por Emir Kusturika y Kapadia lucha por encontrar un nuevo enfoque, que a pesar de tener acceso a 500 horas de material (tanto de la colección personal de Maradona como de sus amigos y enemigos, inédito en su mayoría), nunca lo encuentra.

Como ya lo hizo en sus trabajos biográficos anteriores (Senna y Amy), cuenta la historia a través de material de archivo y mediante la utilización de una voz en off. Pero la diferencia radica en que ahora se centra en un persona viva, por lo que puede (y debe) entrevistar a Maradona. Por ello sorprende que el argentino no revele demasiado de sus aventuras, lo que sugiere que no es un gran entrevistador. Kapadia debe apoyarse en su círculo íntimo para contar la historia y manejar la hipótesis de Fernando Signorini, quien afirma que existen dos personalidades: Diego el pobre, el chico vulnerable, que es encantador; y Maradona, la figura pública, el futbolista, la estrella, el ególatra. Pero es un cliché separar la vida pública y la vida privada de una celebridad y, en este caso, nos hace preguntarnos por qué Kapadia decidió hacer una película solo sobre Maradona en lugar de hacerla también sobre Diego.

6.0

Comentarios