Laura Pacheco Mora
03/09/2019 14:08

Volver a la niñez, a Paternal, el barrio que vió crecer a Adolfo Roitman y en donde nació su fanatismo por Maradona. Lo familiar y lo universal, lo social y lo religioso, se conjugan en una experiencia humana en Paternal (2019). El orgullo de un hijo de familia trabajadora e inmigrante que pudo estudiar y desarrollarse profesionalmente.

Paternal

(2019)

De allí es Adolfo Roitman, quien desde niño fue atraído por la historia. Se graduó en Antropología en la Universidad de Buenos Aires. En 1987 emigró a Israel donde realizó su postgrado en estudios interreligiosos. Y en Jerusalén se fascinó con el mayor descubrimiento arqueológico del siglo XX, los Rollos del Mar Muerto, la Biblia más antigua jamás hallada. Desde 1994 es el curador de ese tesoro, el intérprete y divulgador de los mensajes contenidos en esos trozos de piel animal de más de dos mil años de antigüedad.

Este documento tiene un valor antropológico e histórico incalculable para poder comprender la época en la cual los primeros cristianos y antiguos judíos empezaban a convivir. Todo esto exhibido con un estilo atractivo por Eduardo Yedlin (La fidelidad), contando con una fotografía interesante, contrastes encantadores y discretos e imágenes costumbristas típicas de cada locación en un viaje relacionado con la procedencia de Roitman que comienza en San Juan, el barrio porteño de Paternal, pasando por Brasil hasta llegar a Israel.

Cabe destacar que tanto los diálogos, la voz en off, la cámara en mano y la participación del protagonista son de carácter espontáneo, fluido y tienen correlato con la pacífica imagen inicial del mar. El director interviene en algunas oportunidades en los diálogos, que incluyen algunas personalidades sacerdotales. Conocemos aspectos de la vida ceremonial judía, además de otras culturas que conviven entre sí desde hace miles de años.

Millones de personas de todo el mundo concurren a Israel para conocer el lugar donde estos Rollos fueron encontrados y admirar a los que se encuentran exhibidos en el Museo del Libro, del cual Adolfo Roitman es el reconocido curador argentino y apasionado futbolero. Otro tesoro que conserva y lo enorgullece, es una carta que escribiera su padre, en la cual revela su sueño de ser cineasta, aunque sin lograrlo. Roitman siente a este documental como un homenaje hacia él.

6.0

Comentarios