Juan Pablo Russo
09/03/2019 21:07

Valentín Javier Diment incursionó en la temática de la violencia política en Parapolicial Negro: Apuntes para una prehistoria de la triple A (2010), película que en un punto funciona como precuela de La Feliz. Continuidades de la violencia (2018), documental que narra cuarenta y cinco años de este tipo de hechos en la ciudad balnearia de Mar del Plata.

La Feliz. Continuidades de la violencia

(2018)

La Feliz. Continuidades de la violencia se desarrolla entre un periodo que comienza con el asesinato de Silvia Fuller en 1971, estudiante de arquitectura muerta por el disparo de un arma de fuego proveniente de miembros de la CNU (Concentración Nacional Universitaria) durante una asamblea del centro de estudiantes, y finaliza con la condena en 2018 a un grupo de jóvenes neonazis [9 años y 6 meses a Oleksandr Levchenko (23); 9 años a Alan Olea (29) y a Gonzalo Paniagua (26); 8 años y 6 meses a Nicolás Caputo (30); 5 años y 6 meses a Giuliano Spagnolo (21); 4 años y 6 meses a Franco Pozas (28) y 2 años de tratamiento tutelar a Marcos Caputo (19)].

Tomando como punto de partida el primer asesinato, la impecable investigación periodística de Felipe Celesia, Pablo Waisberg, Federico Desántolo atraviesa una serie de hechos vinculados con el aumento y continuidad histórica de la violencia política. Al disparo que puso fin a la vida de la estudiante le siguen una serie de cruentos asesinatos ocurridos en 1975; la conocida como “La noche de las corbatas” en 1977, que terminó con el secuestro, tortura y desaparición de un grupo de abogados laboralistas, y varios años después, a partir de 2015, luego del triunfo del candidato del PRO Carlos Arroyo, un seguidilla de hechos vinculados a grupos de extrema derecha con simpatía neonazi que cometieron atentados contra inmigrantes bolivianos y miembros de la comunidad LGBTQI. La hipótesis del documental es demostrar como todos estos sucesos tienen un mismo hilo conductor y que no es casual que acontezcan en Mar del Plata.

Diment recurre al formato de la entrevista frente a cámara utilizando elementos del cine de género y algunos recursos cinematográficos de la ficción –la música juega un rol esencial- para descomprimir los brutales testimonios (de víctimas y victimarios) como el de Marta García de Candeloro, secuestrada, torturada y violada durante la última dictadura cívico militar en el centro clandestino conocido como La Cueva y cuyo esposo, un abogado laboralista, aun continua desaparecido, o Carlos Pampillón, referente de la ultraderecha local. Sin ningún tipo de resquemor, Pampillón vomita frente a cámara toda su ideología neonazi pero no es el único. Entre los entrevistados también aparecen Nicolás Márquez, coautor con Agustín Laje de una serie de libros de ideología ultraderechista, el Dr. Cristian Moix, abogado defensor de Pampillón, e incluso Giovanni Naldi Gravigna, joven transgénero militante de la ultraderecha que considera un invento a la ideología de género..

La Feliz. Continuidades de la violencia busca desmitificar el apodo que se le puso a Mar del Plata, que en sus orígenes fue el refugio veraniego de la élite argentina hasta que con la llegada del peronismo se convirtió en una ciudad popular, para mostrar como nada de lo que sucede es casual sino que está en la genética de una ciudad que desde su fundación ha sido epicentro de la ultraderecha nacional.

8.0

Comentarios