Adrián Monserrat
05/02/2019 21:28

Llega El Tío (2018), película argentina donde un hombre debe asumir responsabilidades que no tenía en cuenta al sufrir la pérdida de su hermano.

El Tío

(2018)

Dalmiro, interpretado por César Bordón, es un sujeto que tenía una vida tranquila y rutinaria. Sus días pasaban por su trabajo, como vendedor inmobiliario, y su pasión, su fanatismo por el Club Almagro. Dos opuestos para describir que en él ambas facetas se pueden complementar. El Tío (2018) nos cuenta cómo es que Dalmiro encaró el fallecimiento de su hermano, pero no desde el punto de vista emocional, si no desde las responsabilidades que debió asumir ante su desaparición.

El Tío es una obra concreta que, cuando aparenta que no suceden cosas relevantes, se deja entrever que lo que se está contando da con la tonalidad de su fin. Cuando Dalmiro vive su pacífica vida, el filme se torna algo lento, falto de ritmo y monótono, como si fuera el mar más sereno. Ahora bien, cuando las circunstancias le presentan cuestiones que desarman esta vida, Dalmiro ingresa en un mundo que es una novedad para él. Ese mar sereno comienza a presentar las olas más insospechadas. Esta búsqueda no es al azar, por lo que es un gran mérito de su directora y guionista, María Eugenia Sueiro.

La película, por momentos, nos hace perder el hilo de que lo se está contando, logrando confundirnos sobre el lado al cual se dirige. Más allá de esto, todo es más simple de lo aparentando. Una deuda millonaria, cumplir los sueños de su sobrina y una cuñada demandante son algunos de los nuevos factores que aparecen para desarmar la rutina de Dalmiro. Él comienza a padecerlo de manera física y psicológica. Una enfermedad se desarrolla, un trabajo tambalea. Dalmiro comienza a encontrarle otro sentido a todo, dándole espacio a los valores familiares y sentimentales. La contraposición, el rostro tosco versus un gran corazón, es ideal para el lucimiento de César Bordón

El desafío de Dalmiro es claro: la película te va a contar si está listo o no para encarar estas responsabilidades. En cuanto al desafío de esta película, El Tío se embarca en contar una historia que invita a la reflexión cuando cuestiones imprevistas te replantean tu actualidad. Pese a algún que otro bache y desorientación, el film de María Eugenia Sueiro lo logra. 

6.0

Comentarios