Juan Pablo Russo
31/10/2018 12:32

Tras Magical Girl (2014) el español Carlos Vermut regresa al cine con Quien te cantará (2018), un sofisticado retrato musical sobre la duplicidad, la autenticidad, la fama y la suplantación de la identidad.

Quien te cantará

(2018)

Lila Cassen (Najwa Nimri) era la cantante española con más éxito de los noventa hasta que desapareció misteriosamente de un día para otro. Diez años después Lila prepara su regreso a los escenarios pero, poco antes de la esperada fecha, pierde la memoria al sufrir un accidente. Violeta (Eva Llorach) vive dominada por su conflictiva hija Marta (Natalia de Molina). Cada noche escapa de su realidad haciendo lo único que la hace feliz, imitar a Lila Cassen en el karaoke donde trabaja. Un día Violeta recibe una fascinante propuesta: enseñar a Lila Cassen a volver a ser Lila Cassen.

En Quien te cantará, Vermut construye un mundo femenino que se vampiriza mutuamente, se refleja y se destruye, un cruce de caminos entre quienes, aunque tengan todo lo material, carecen de lo esencial y quienes están en perpetua disposición al sacrificio, incluso si hay que cruzar los límites de lo moral. Un halo de tragedia recorre las sofisticadas y elegantes imágenes de un film que, aunque calculador y frío en su parte central, explota en su tercer acto dejando al espectador sin palabras, cuando todas las piezas encajan a la perfección para levantar un relato tan fatídico como fascinante.

Cada plano en el cine de Vermut es un cuadro, a veces tenebrista, a veces pop, a veces incluso abstracto, paisajes semivacíos, líneas limpias, simetría, ambientes diáfanos 'hopperianos' que envuelven al espectador en una especie de duermevela. La cámara no se acerca a los personajes, sino que los acosa. Vermut, sin dejar de ser él mismo pero a la vez siendo otros, como los personajes que ha creado, ha mezclado en Quien te cantará al Hitchcock de Rebeca y Vértigo con el Bergman de Persona, a Pedro Almodóvar con Blade Runner, el lesbianismo vampírico de Olivier Assayas con los hijos dominantes, las dudas de identidad con la herencia castradora, y la elegancia cinematográfica con la crueldad más insoportable.

Quien te cantará es un thriller psicológico con el que Vermut explora la esencia de la identidad y de lo genuino, de la pérdida y del culto a la imagen. Un intento de recomponer los pedazos de un fantasma, de agarrar algo intangible y, a la vez, inasible porque o ya no está o quizá nunca estuvo ahí. El resultado es una película tan subyugante, dramática y enigmática, como bella.

9.0

Comentarios