Juan Pablo Russo
17/10/2018 23:18

Dora García propone un reflexivo y potente documental en donde el pensamiento del intelectual argentino Oscar Masotta (1930-1979) es el hilo conductor y la última dictadura cívico militar el telón de fondo.

Segunda vez

(2018)

La realizadora y artista conceptual española construye el relato a partir de la recreación de dos happenings (Para inducir el espíritu de la imagen y El helicóptero) y de un anti-happening (El mensaje fantasma) realizados por el argentino Oscar Masotta en 1966 y 1967 (antes del exilio en España), de una puesta en escena de la novela corta Segunda vez de Julio Cortázar, de la novela Museo de la Novela de la Eterna de Macedonio Fernández y del happening Calling del estadounidense Allan Kaprow.

Segunda vez (2018) es un largometraje construido a partir de cuatro mediometrajes –que pueden mostrarse como episodios separados o conformando una unidad– donde siempre interviene un componente reflexivo y los protagonistas son, al mismo tiempo, observadores y observados, Segunda vez comienza en Buenos Aires con una puesta en escena impactante donde 19 lumpens son alineados contra una pared y pasan una hora iluminados con una intensa luz blanca y un sonido electrónico estridente. A continuación, aparecen una serie de fotos de archivo viradas a un rojo sangre sobre la represión llevada a cabo por la dictadura. Después, se traslada a Bélgica, más precisamente a la biblioteca de la Universidad de Louvain, y formula preguntas sobre la película que está haciendo (y también habla de Peronismo) antes de asistir a una performance en una pendiente cercana a San Sebastián, donde se encuentran dos audiencias intercambiando opiniones sobre un mismo hecho del que tienen diferente información.

Como un loop, Segunda vez vuelve a Buenos Aires con una fascinante secuencia sobre discusiones que iluminan la mirada inquieta provocada por citaciones inexplicables, seguidas de un interrogatorio donde la amenaza y la opresión se unen en la banalidad, y así concluir una película donde la ética y la estética fomentan la reflexión en torno a la percepción y a la información existente o ausente, apoyándose en una especie de repetición diferenciada que pone en relieve un periodo de la historia argentina reciente.

9.0

Comentarios