Juan Pablo Russo
15/09/2018 12:51

Myriam Palacios fue una mítica actriz chilena que falleció en 2013, víctima del Alzhéimer. Mauricio Alamo la había convocado para trabajar hace 14 años en Las golondrinas, una película que nunca se estrenó, pero que en 2010 dio origen a un nuevo proyecto: La Desmemoriada (2018).

La Desmemoriada

(2018)

En el 2004, la actriz y comediante chilena Myriam Palacios iba a realizar, aunque sin saberlo, su último trabajo en el cine interpretando a una de las costureras de Las golondrinas, la película basada en la poética de Vicente Huidobro dirigida por Mauricio Alamo. Ella tenía un principio de Alzhéimer y el riesgo que implicaba tenerla en el elenco se transformó en un desafío para el director: un nuevo método de trabajo que iba a suponer un aire diferente para la película.

Primero en el set de rodaje, luego en su casa y finalmente en la que fue su última residencia, la actriz anotaba en su agenda todo lo que hacía. Las golondrinas finalmente nunca se estrenó pero dio origen a La Desmemoriada, un documental hecho con los retazos de aquella película, fragmentos de recuerdos, imágenes inéditas, como el diario personal de una actriz que escribía para no olvidar. La Desmemoriada no es una biopic sobre Myriam Palacios, ni una revisión de su carrera, tampoco un documental clásico de investigación ni de observación. Son imágenes que arman un relato fragmentado sobre los últimos años de la actriz y como la enfermedad terminó con sus recuerdos, no de manera directa sino a través de la poética que el director le supo imprimir.

“La que no tiene memoria recuerda” es la paradoja que mueve toda la película. Una frase que le repite a Palacios durante el rodaje de Las golondrinas, una de sus compañeras de reparto, María Paz Grandjean, encargada de llevar adelante el relato y darle estructura a una sucesión de imágenes que brotan como los recuerdos de una mente sin recuerdos.

6.0

Comentarios