Juan Pablo Russo
27/06/2018 19:15

Marcelo Briem Stamm ha venido demostrando a lo largo de su obra que, además de mantenerse fiel a cierta lógica narrativa y de producción, realiza un cine de guerrilla, que busca transgredir ciertas convencionalidades sociales más allá de las formas.

Somos Tr3s

(2018)

Si en Porno de autor (2009), la serie de cortos Tensión Sexual. Volúmen 1: Volátil y Tensión Sexual: Violetas (que dirigió junto a Marco Berger) y Solo (2013) abordaba temas vinculados a la pornografía y la problemática LGBTI en Somos Tr3s (2018) transita por un tópico que el cine nacional no ha recorrido salvo en contadas excepciones: el poliamor y la bisexualidad. La relación íntima, amorosa, sexual y duradera de manera simultánea, en este caso, entre dos hombres y una mujer.

Ana, Sebastián y Nacho se conocen durante una fiesta. Nacho y Ana son invitados y Sebastián el barman. Conversan, pegan onda, se emborrachan y terminan los tres en la casa de Sebastián. Se dan unos besos, pero no pasa mucho más. A la mañana siguiente, ya sin el alcohol en sangre, Nacho y Ana están desencajados y no entienden mucho lo que pasó. Pero Sebastián les cuenta su plan: quiere formar una pareja de tres. No un simple ménage à trois, sino que, luego de asumirse bisexual, descubre que la única relación posible que ve en su vida es la de estar con un hombre y una mujer a la vez. Un fin de semana en un paraje desolado es la invitación para una prueba de la que ya no habrá vuelta atrás.

Somos Tr3s es una película iniciática sobre la construcción de una relación que debe luchar no solo contra los prejuicios sociales sino con los propios. Ana y Nacho se dejan seducir por la idea, la experimentan, la disfrutan pero no se animan a lo que puede venir. Sebastián parece ser el único convencido. Un personaje al que no le importa pagar el costo de salirse de la corrección política impuesta por las normas sociales. La trama transita la evolución de la pareja a lo largo de un periodo de tiempo para desarrollar problemáticas como la convivencia, el sexo, la familia, los amigos y el trabajo en una relación de tres.

Marcelo Briem Stamm apuesta a cierta desprolijidad visual adrede, despreocupado por el plano ambicioso o la caída de la luz, tampoco busca verisimilitud en el desarrollo de los hechos que por momentos pueden parecer precipitados o impulsivos, sino que va más allá de los cánones que rigen ciertas normas formales. Somos Tr3s es una obra personal, directa, que rompe con las reglas, al igual que Ana, Nacho y Sebastián.

6.0

Comentarios