Juan Pablo Pugliese
23/04/2018 09:32

La ópera prima de Santiago Esteves es un thriller con varios elementos del western donde un chico que está dando primeros pasos en la delincuencia se cruza por accidente con un reciente jubilado que encuentra en él una oportunidad para darle sentido a su vida.

La educación del Rey

(2017)

El rey del título es Reinaldo Galindez (Matías Encinas), un adolescente que junto a su hermano y un conocido de este roban una escribanía. Al accionar la alarma, Rey emprenderá la huida que terminará cuando caiga en el patio de Carlos (Germán de Silva), un guardia de seguridad jubilado que le exigirá el arreglo de los daños que ocasionó al vivero de su esposa a cambio de no dar aviso a las autoridades. Las cosas se complicarán un poco más para Rey y su hermano cuando los policías que les dieron el dato del robo quieran deshacerse de ellos.

Rey y Carlos se encuentran en una encrucijada. Mientras el primero parece confundido y sin un rumbo fijo, el segundo no sabe qué hacer luego de haberse retirado del que fue su trabajo por más de treinta años. Cuando se encuentren, cada uno de ellos tendrá un motivo para seguir adelante y encontrarle sentido a la etapa que está atravesando.

Uno de los aspectos más destacables de la película de Esteves es la construcción de los personajes principales. Estos guardan similitudes con el William Munny encarnado por Clint Eastwood y The Schofield Kid que interpretó Jaimz Woolvett en Los imperdonables (Unforgiven, 1992). Eastwood le daba vida a un pistolero reformado que debía volver a las andanzas para mantener a sus hijos, mientras que el joven bandido oficiaba de aprendiz luego de reconocer que su fama no era la que afirmaba desde un primer momento.

En La educación del Rey sucede lo mismo. En un principio, Rey trata de mostrarse seguro en lo que hace pero Carlos se encargará de enseñarle no sólo a arreglar unos estantes y componer los plantines. La actuación del novato Matías Encinas sorprende y logra generar empatía desde los primero minutos. Lo mismo pasa con Germán de Silva, que con títulos a sus espaldas como Relatos salvajes (2014) y Las Acacias (2011), vuelve a confirmar su gran calidad actoral.

Esteves lleva adelante una historia con personajes que se encuentran en los márgenes de la sociedad, individuos que no son tenidos en cuenta por la mayoría, y que a través de su unión buscarán la forma de sobrevivir. 

8.0

Comentarios