Adrián Monserrat
27/11/2017 15:04

Una nueva película producida por Blumhouse llega a nuestras salas y promete sustos de la mano de un interesante interrogante: ¿Qué pasaría si pudieras revivir el día de tu muerte una y otra vez?

Felíz día de tu muerte

(2017)

Bill Murray tiene en su haber una colmada colección de films icónicos entre las décadas de los 80 y 90 pero sin dudas, con el total respeto a Los cazafantasmas (Ghostbuters, 1984), Hechizo del tiempo (Groundhog Day, 1993) es aquella película que lo posiciona como el abanderado de una obra de culto. Ésta película de ciencia ficción tiene la particularidad de contar como un meteorólogo se ve condenado a volver a vivir el mismo día de manera sucesiva. Con el paso del tiempo, el film se arrinconó en el corazón de fans de las comedias fantásticas y, al día de la fecha, muy pocas películas pudieron lograr encontrarle la variante a una idea que podía abrir miles de aristas. Todo eso queda relegado a la hora de la aparición de un nuevo film de la casa de Jason Blum que, ni lerdo ni perezoso, homenajeó a dos de las películas que seguramente marcaron generaciones: La mencionada Hechizo del tiempo y Scream (1996). Utilizando una especie de combinación entre ambas películas, Felíz día de tu muerte (Happy Death Day, 2017) pretende pisar fuerte reviviendo una y otra vez los éxitos de Blumhouse.

Tree, llevada a cabo por la actriz Jessica Rothe, se despierta en una habitación sin saber bien cómo llegó ahí. Llena de dudas y asustada, se encuentra a los distintos personajes de su vida como diosa popular – su profesor (el cual es la amante, su padre, sus amigas, sus enamorados – y vive, en los primeros diez minutos del film, lo que sería el día de su cumpleaños. Si hay algo que derrocha Tree en estos primeros minutos es soberbia y destrato por el resto. Todo venía siendo un día normal en su vida hasta la aparición de un sujeto que la asesina. A partir de ahí Tree se despierta una y otra vez en el mismo lugar hasta poder lograr descubrir a su asesino. La película acierta en la idea, en la originalidad y en la mezcla de géneros ya que el terror está solo por pizcas, y con tintes de comedia para aligerar las tensiones, se asienta en ser una película de ciencia ficción.

El director, Christopher Landon, presenta un pergamino de joyas de género que nos hace entender la manera en la cual nos cuenta Feliz día de tu muerte. Fue director y guionista de A la *&%! Con los zombis (Scouts Guide to the Zombie Apocalypse, 2015) y firmó los libretos de Viral (2016), Actividad Paranormal 2 (Paranormal Activity 2, 2010) y Paranoia (Disturbia, 2007). En el film por el cual nos trae ésta crítica podemos afirmar que es sin dudas un salto en su carrera debido a la utilización de varios recursos que nos permiten comprender que no todo en la vida son los efectos especiales. Recurriendo a una dinámica intensa que logra que le prestemos atención a cada detalle y potenciándose en la evolución de los personajes, sobretodo en Tree, en apenas una hora y media de largometraje, nos invade una sensación de disfrute que hacen que valoremos las películas que homenajean, arriesgándose sin ridicularizar. Blumhouse lo vuelve a hacer y si no que hable la taquilla estadounidense, donde lleva recaudados más de 100 millones de dólares y derrotó a Blade Runner 2049 (2017) sin transpirar.

Quizás no sea la típica película de terror que llega a las salas argentinas cada semana pero no por eso tendríamos que obviarla. Al contrario, Felíz día de tu muerte logra destacar por su posibilidad de combinar los factores claves de historias que pudieran ser disimiles pero ahí está el riesgo y el acierto: combinar, mezclar, no pecar en abusar y dar la cuota de entretenimiento justa y necesaria. Quizás algún que otro susto se lleve aquel que posee el alma más sensible pero, aunque el film opte por dejar la imagen de que debemos vivir cada día como “el primero del resto de nuestras vidas”, la obra en cuestión nos mantendrá en vilo y saldremos de las salas queriendo vivir esas sensaciones una y otra vez.

8.0

Comentarios