Alejandro Turdó
19/10/2017 14:33

Para la industria, el hecho de contar con dos interpretes de alto calibre suele ser una apuesta a lo seguro, a la garantía de éxito en taquilla. En Más allá de la montaña (The Mountain Between Us, 2017) el director Israelí Hany Abu-Assad cuenta con nada más y nada menos que Kate Winslet e Idris Elba compartiendo marquesina, pero las convencionalidades de una historia que nunca encuentra la fuerza necesaria para movilizarnos opacan el nivel interpretativo del dúo.

Más allá de la montaña

(2017)

La historia de Alex y Ben (Kate Winslet y Idris Elba) comienza de la manera más casual, cuando les cancelan su vuelo y deciden unirse para llegar hasta Nueva York rentando un pequeño avión piloteado por Walter, intepretado por el veteranísimo y siempre cumplidor Beau Bridges. Pero la fatalidad ocurre en pleno vuelo, Alex y Ben se estrellan en medio de una cadena montañosa cubierta de nieve, contando sólo el uno con el otro para buscar la forma de sobrevivir ante el implacable contexto natural.

El relato lleva al espectador a través de las tribulaciones de la dupla de socios en la desventura, inicialmente con muchos ecos que rememoran el costado más survival de Viven (Alive, 1993) pero promediando la cinta la lucha por sobrevivir queda en segundo plano, ante la irrupción de otra clase de sentimientos. Giro bastante curioso por cierto, y por desgracia mucho más cercano a la novela de la tarde que a un film de este tipo de factura.

El guión de Chris Weitz busca suministrar la información sobre los detalles de los personajes en pequeñas dósis, en pos de generar curiosidad en el espectador, pero termina plantando información redundante en distintos puntos del relato, entregandolo todo demasiado “masticado”. El talento de Winslet como de Elba se sienten algo desperdiciados en personajes que podrían haberse benficiado de una mayor profundidad, generando una química más efectiva en pantalla.

Mandy Walker hace un trabajo impecable con la fotografía y convierte al costado más crudo de la naturaleza en un personaje más dentro de la estructura narrativa, pero la falta de un approach novedoso respecto de la remanida historia de “personajes tienen que sobrevivir a una tragedia en un entorno natural hostil” hacen que Más allá de la montaña caiga en lugares comunes y novelescos al intentar profundizar en conflictos sentimentales. Para abrigarse y pasar el rato, pero no mucho más.

6.0

Comentarios