Juan Pablo Russo
13/10/2017 14:25

Con un registro observacional entre lúdico y melancólico, Andrés Perugini ofrece un documental intimista sobre la perdida a través de un ritual que, como dice una de las protagonistas, todos estamos condenados a realizar. Y que no es otro que el de deshacerse de los objetos materiales que pertenecieron a un ser querido que acaba de morir.

La intimidad

(2017)

Irene tiene casi 100 años y está en su casa de Germania, un pueblo del noroeste bonaerense que limita con Santa Fe. En las primeras escenas la vemos tomar mate, cuidar de su jardín y sentarse en el umbral de su casa para conversar con algún que otro vecino que de casualidad pasa por la puerta. Tras esa suerte de prologo introductorio Irene ya no está y en su reemplazo vemos a tres mujeres abriendo roperos, cajones, bahiuts y muebles atiborrados de objetos que le pertenecieron. Recuerdos de los que deben deshacerse de la misma manera que lo harán con la casa en la que habitó la mayor parte de su vida y que guarda millones de momentos.

La intimidad (2017) es el retrato de ese instante posterior a la muerte en el que solo quedan los recuerdos de lo que fue y donde uno debe elegir cual perdurará y cuales se escaparán. Perugini trabaja su ópera prima documental con una cámara voyeur invisible en la que va registrando cada instante de esa intimidad, con la impunidad que le da ser miembro de la familia, con personajes que se mueven libremente por los diversos espacios de la casona como si no notasen su presencia física. Una puesta en escena con un aire de frescura e imprevisibilidad que siempre es bienvenida en este tipo de registros en donde muchas veces el artificio los hace naufragar. Si hay una virtud en La intimidad es el realismo y la honestidad de lo que se muestra y cómo lo decide mostrar.

Despreocupado por la perfección visual, en donde los desencuadres o los movimientos bruscos de la cámara en mano resultan más importantes que un plano estilizado, La intimidad ahonda en el pasado y en el presente para preguntarse si en el futuro los recuerdos perdurarán o si se evaporarán de la misma manera que lo hace la vida.

7.0

Comentarios