Juan Pablo Russo
06/09/2017 13:16

¿Cómo hacer un film sobre Astor Piazzolla sin caer en los lugares comunes de una biopic clásica? Esta es la pregunta que se debe haber hecho Rodrigo Vila (Mercedes Sosa, la voz de Latinoamérica, 2013) a la hora de encarar Tango en París. Recuerdos de Astor Piazzolla, (2017), un recorte sobre la vida y obra del creador de Adiós nonino y Balada para un loco pero narrada a partir de una amistad inclaudicable.

Tango en París. Recuerdos de Astor Piazzolla

(2017)

Tango en París. Recuerdos de Astor Piazzolla parte de una premisa: narrar la amistad entre Astor Piazzolla y José Pons, un arquitecto mendocino afincado en Francia. Ambos se conocieron tardíamente cuando estaban por cumplir los 50 años y de inmediato nació una conexión de hermandad, que además estuvo signada por una serie de episodios que tanto al uno como al otro les sucedían casi al unísono. Vila aprovecha esa excusa para proponer no solo un diálogo sobre Piazzolla sino también una mirada sociocultural a la época. Paris y Buenos Aires, el tango y el folklore, la dictadura y la democracia, música y fotografía, Atahualpa y Mercedes Sosa, Jairo y Horacio Ferrer, Amelita Baltar y Jacqueline Pons, el éxito y el fracaso, la vida y la muerte. Lugares, circunstancias, anhelos y personajes que rodearon a Astor Piazzolla en el recorte temporal que el autor decide hacer.

Vila se nutre de material de archivo inédito, visual y sonoro, de naturaleza home video (video hogareño) y grabaciones musicales personales, para narrar los acontecimientos a través de los recuerdos de José Pons (en la voz de Boy Olmi). De esta manera se muestra a un Piazzolla entre amigos, en una intimidad desacartonada, relajado y lejos de cualquier postura impuesta. Además le sirve para mostrar una época de exilios, dictaduras, partidas y regresos.

Pero más allá de todo, y básicamente, Tango en París. Recuerdos de Astor Piazzolla es una película sobre la amistad. La de dos hombres signados por el mismo destino de vivir y morir casi al mismo tiempo, de compartir gustos, placeres, amigos y la devoción del uno por el otro. Al igual que en Mercedes Sosa, la voz de Latinoamérica, Rodrigo Vila logra darle una vuelta de tuerca al documental biográfico para contar la historia de un personaje "popular" desde una perspectiva diferente.

7.0

Comentarios