Juan Pablo Pugliese
16/05/2017 10:05

La educación es un tema siempre presente en la cotidianeidad. Escuela Trashumante (2017) pone el foco en cómo unos docentes exiliados se propusieron adaptar el calendario y los métodos a las necesidades de la comunidad y no a la inversa.

Escuela Trashumante

(2015)

El año pasado, el diario La Nación recogió la historia que una maestra compartió en su blog donde relataba cómo una niña se presentó a dar examen para pasar de curso y manifestó “no saber nada”. La docente comenzó a indagar a la alumna hasta que dio en el clavo y adaptó la evaluación a los conocimientos prácticos que poseía sobre el cultivo de frutillas. La niña aprobó y pasó de año.

Alejandro Vagnenkos (Jevel Katz y sus paisanos, 2005) registra un año escolar en la Escuela N° 6 de Huncal en Neuquén. Allí, dos maestros exiliados de la dictadura emprendieron la misión de hacerse cargo de una escuela que con 70 años de historia no había visto egresar a ningún alumno.

Y esto se debía principalmente a la actividad económica que desarrollaban los habitantes de la comunidad mapuche Millain Currical: la cría de cabras y ovejas. El principal desafío fue el de acomodar el calendario escolar para disminuir la tasa de inasistencia. El resultado fue positivo pero el trabajo continúa.

Vagnenkos realiza una labor minuciosa entrevistando a los protagonistas y registrando todo un año lectivo. A diferencia del excelente Los sentidos (2016), de Marcelo Burd, donde la atención se centraba en un matrimonio de docentes en su actividad cotidiana, Escuela Trashumante revela la historia reciente de esta escuela y mira hacia el futuro, que presenta un claro desafío para la comunidad.

El documental se encuentra dividido en capítulos que coinciden con el calendario escolar. El director registra cada suceso con la misma minuciosidad y hace foco sobre una alumna y su padre, delegado de la escuela y criador de cabras. Allí encuentra la comunión entre las dos actividades, que están intrínsecamente unidas.

Otro gran acierto es cómo el paisaje se configura como un protagonista más. Esto se evidencia en el tiempo que Vagnenkos le dedica a través de planos abiertos y la forma en que la cámara permanece impávida ante la imponencia de la geografía adversa.

Escuela Trashumante es un testimonio valioso sobre el proceso educativo en una comunidad donde la escuela tuvo que adaptarse a las necesidades del lugar. El director logra transmitir esa posibilidad de cambio y el poder transformador de la educación.

8.0

Comentarios