Juan Pablo Russo
06/04/2017 18:41

Hoy el ataque de pánico es uno de los males que dominan a la mayoría de las personas. Sus síntomas son diversos y van desde dolor en el tórax, taquicardia, problemas para respirar hasta la sensación de desmayo. Todos regidos por una fuerte sensación a morir. Ernesto Ardito, quien pasó por esa sensación durante mucho tiempo, propone a través de testimonios de aquellos que lo sufrieron, médicos, psicólogos y sociólogos, deconstruir las causas y orígenes de porqué hoy el ataque de pánico es una enfermedad que afecta a gran parte de la población mundial.

Ataque de pánico

(2017)

Ataque de pánico (2017) es un documental de investigación médica, un ensayo sociológico, una película política. En síntesis un hibrido que combina una serie de elementos y temas que lo corren de todos los lugares comunes. Ardito recurre a tres testimonios de personas víctimas del ataque de pánico no solo para mostrarlos como casos testigos sino también para entablar conexiones con las posibles causales. Causas que más allá de algunas cuestiones personales están directamente relacionadas con la teoría del miedo. El documental analiza como los sectores de poder construyen el miedo y los medios de comunicación son los encargados de poner en escena ese mismo miedo.

Filmado en Buenos Aires, Bariloche, Paris y Nueva York, visualmente Ardito juega con las imágenes. Ataque de pánico no es el clásico documental de entrevistas donde el cine está ausente. Detrás de la cámara hay un autor preocupado por la forma tanto como por el contenido. Voces que se entremezclan con imágenes en diferentes formatos que en un primer momento parecieran desconectadas pero que a medida que los minutos avanzan se relacionan de manera directa o indirecta. Un rompecabezas visual que impacta tanto como las palabras. El relato lo lleva adelante un locutor jugando con la típica estructura del documental médico, aunque conceptualmente en nada se le parece. Es un guiño que funciona.

En un país donde más del 50 por ciento de la producción corresponde al cine documental, donde en la mayoría de los casos se prioriza el contenido por sobre la forma, sin ideas claras y poca noción de cine, que aparezca Ataque de pánico es una bocanada de aire puro para un género que muchas veces parece carente de ideas.

8.0

Comentarios