Adrián Monserrat
07/03/2017 19:06

Llega a las salas una película donde el fin de la humanidad está cerca y no queda otra que refugiarte en un bosque, con todo lo que ello implica.

En lo profundo del bosque

(2015)

Un bosque posibilita tener un escenario donde miles de géneros se pueden construir. Desde un musical de Disney que agrupa a todos sus personajes En el bosque (Into the Woods, 2014), pasando por una película de terror como El bosque siniestro (The Forest, 2016), donde el verdadero espanto lo sufrió el espectador con semejante obra, hasta películas de animación como Amigos Salvajes (Open Season, 2006). El paisaje da para todo, genera incertidumbre y miedo, mucho miedo. Y si no que nos lo cuenten como lo vivieron los personajes de El proyecto Blair Witch (Blair Witch Project, 1999). Sin lugar a dudas crear una película teniendo a esta atmósfera como protagonista puede generar todo tipo de expectativas. Y si le sumamos esto a un dúo femenino compuesto por Ellen Page y Evan Rachel Wood la fórmula de entretenimiento puede ser satisfactoria.

En lo profundo del bosque (Into the Forest, 2016) demuestra que el fin de la humanidad se puede visualizar desde distintas perspectivas. No es una invasión zombie ni algún virus que no te deje respirar, sino lo más cercano que podemos apreciar en el día a día: la contaminación ambiental y la escasez de recursos. La premisa es evidente y dos hermanas lo sufren a más no poder luego de la trágica muerte de su padre. Los seres humanos piensan en ellos y nada más que ellos. El egoísmo se hace evidente y el combustible se vuelve la razón de la lucha. Este drama de ciencia ficción, que demuestra que una realidad utópica nunca está tan lejos, escarba en la miseria del ser humano y termina siendo una excelente crítica a la sociedad mundial.

La tensión del film no decrece, teniendo a la banda sonora como puntal clave y el generador de máxima la preocupación en el espectador. Ellen Page se agiganta en su rol, entiende como expresarse para que suframos junto a ella y explora distintas facetas que van desde el miedo hasta la valentía. Sin dudas, En lo profundo del bosque no será un producto que provocará un antes y un después en el género pero, con sus pocos recursos, logra lo que muchos que viven en la abundancia no pueden. Tensión y drama, en un escenario poco ideal, con una realidad distinta en el mundo, es un claro ejemplo de ciencia ficción en su máximo esplendor.

Esta obra que se proyectó en SITGES el año pasado está escrita y dirigida por Patricia Rozema (Mansfield Park, 1999) y logra narrar una crítica pura a la forma de vivir del ser humano. Cuando todo está complicado, cuando el mundo se sumerge en crisis de las cuales le cuesta salir, la unión de los hombres queda totalmente de lado. El individualismo se vuelve denominador común y todos somos los perjudicados. En lo profundo del bosque explora esto y, pese a que no deja de ser ciencia ficción, no es ningún tipo de locura. Vayamos pensando como escapar de este camino y no vernos acorralados entre la maleza y la ingratitud.

6.0

Comentarios