Rolando Gallego
25/11/2016 17:15

No es un dato menor que mientras la industria del vinilo en Argentina comienza a dar un salto cuantitativo y cualitativo, un film como Ruido. Historias del vinilo en Buenos Aires (2016) de Lucila Melfi y Nicolás Visentín, llegue a la pantalla.

Ruido. Historias del vinilo en Buenos Aires

(2016)

Con un gran trabajo de producción e investigación, que principalmente en la multiplicación del relato oral obtenido de entrevistas a personalidades de la industria, melómanos, músicos o simplemente compradores compulsivos de discos, los realizadores intentan armar un mapa que permita comprender el actual fenómeno del consumo de vinilos.

Si el sonido es más vivido, si la llegada del digital, con sus remasterizaciones antológicas de mentira borró por un tiempo el formato, los “especialistas” entrevistados por Melfi y Visentín afirman algunas cuestiones que tras anuncios apocalípticos podrían haber afectado al producto pero que en la práctica y la realidad nunca fueron del todo ciertas.

Nekro, Sergio Rotman, Las Kellis, Los Aggrotones, y algunos “disqueros” van desarrollando su punto de vista y parecer ante la realidad que, vale la pena aclarar, era muy diferente a la actual, ya que las entrevistas de Ruido. Historias del vinilo en Buenos Aires fueron previas a este resurgimiento de la industria local con dos empresas editando vinilos en el país. La reedición del catálogo de Sony por parte de una empresa productora de República Checa, abría la posibilidad de plantear el porqué del estancamiento local del formato, siendo que aparentemente la fidelidad del mismo nunca pudo ser superada por el CD.

La elección de no utilizar música incidental y la decisión de que las entrevistas sean en lugares que sí o sí tengan que ver con el tema trabajado, potencia la investigación desde una posición narrativa interesante, alejada del lugar común de este tipo de productos. Así por ejemplo, para citar sólo una de las entrevistas, Nekro, ávido consumidor del vinilo y artista que a partir de sus performances ha reformulado su carrera, es ubicado en una escalera antigua a dialogar sobre el tema. Esa misma escalera puede ser o la vía de acceso a su hogar, o bien el camino para llegar a algunos de los lugares de evento en los que hace delirar a las pistas con su selección de discos.

La ausencia de trazos gráficos, como así también, la falta de música incidental y de banda sonora, potencian cada una de las palabras que los personajes consultados utilizan, habilitando una reflexión aún mayor sobre la industria, el consumo, la resistencia de la cultura y sus soportes, que reverberan y repercuten en la narración.

Ruido. Historias del vinilo en Buenos Aires va más allá de aquello que propone y funciona como bisagra en el actual boom del consumo de vinilos y el análisis precedente que realizaron aquellos que siempre apoyaron el formato y que han disfrutado del mismo con pasión.

7.0

Comentarios