Juan Pablo Pugliese
16/11/2016 13:55

En Espejuelos oscuros (2016), la directora Jessica Rodríguez Sánchez narra la historia de cuatro personajes femeninos en diferentes periodos históricos de Cuba. Son relatos de venganza y traición pero también de amor en donde la mujer ocupa el rol prominente.

Espejuelos oscuros

(2016)

Esperanza es una mujer no vidente que reside en una casona repleta de antigüedades. Su mundo, en apariencia impasible, se verá amenazado cuando un prófugo de la justicia la mantenga cautiva y ella, al igual que Sherezade, le relate historias para ganar tiempo y posponer su trágico final.

La directora, con trayectoria en el cine documental, emplea a los mismos actores para interpretar a los personajes de los microrelatos. Con excepción del relato principal que engloba a los otros, Laura De La Uz y Luis Alberto García realizan un trabajo magistral.

Las protagonistas son personajes fuertes y decididos que harán lo imposible para sobrevivir. Buscan ser dueñas de su propio destino sin depender de los hombres pero, en el fondo, su principal motivación es el amor.

El mayor problema de Espejuelos oscuros es la historia principal, donde la pareja protagónica no logra transmitir la tensión dramática que surge de una situación de tal magnitud. Esto queda en flagrante evidencia cuando se contrasta con los microrelatos en donde los actores realizan un trabajo superior.

Asimismo, el previsible giro del final rompe con el clima logrado hasta el momento y genera la impresión de que en los últimos minutos Jessica Rodríguez Sánchez se apresura en llegar a la conclusión del film, lo que contrasta con el resto del relato donde la acción transcurre de manera armoniosa.

Sin embargo, Espejuelos oscuros marca un debut auspicioso de la directora en el cine de ficción al demostrar que es una gran constructora de atmósferas y una narradora que, a pesar de lo señalado sobre la historia principal, sabe mantener la tensión que se genera desde los primeros minutos. 

7.0

Comentarios