Jimena Díaz Pérez
08/08/2016 17:33

La remake de la película francesa Amigos intocables (Intouchables, 2011) logra ser una buena versión gracias a las actuaciones de Oscar Martínez y Rodrigo de la Serna. El film dirigido por Marcos Carnevale consigue mantener la atención y generar la emoción de la original, aunque es probable que atrape más a los espectadores que no vieron la primera.

Inseparables

(2016)

Felipe (Oscar Martínez) es un millonario que quedó tetrapléjico tras sufrir un accidente andando a caballo. Pasa sus días en una silla de ruedas, acompañado por Ivonne (Alejandra Flechner) y Verónica (Carla Peterson), sus ayudantes; y mantiene escasa relación con su hija adolescente. Pero su vida cambia cuando contrata a Tito (Rodrigo de la Serna) como asistente terapéutico: un joven que vive en un barrio marginal y que tiene una realidad completamente distinta a la suya. Precisamente, esas diferencias producen empatía y consolidan una amistad que los transforma.

Las remakes no suelen ser lo mejor de la cinematografía. Porque si ya existe una película, ¿cuál es el sentido de volver a hacer otra igual? Generalmente esa hipótesis se aplica en la mayoría de los casos, pero no del todo en este. Inseparables cuenta con la correcta adaptación (a cargo de Carnevale), ayornada a las costumbres y locaciones argentinas.

Martínez y de la Serna sustentan el relato sin fisuras. El primero demuestra nuevamente su calidad actoral, mientras que el segundo hace lo propio y consigue ser tan carismático como su personaje en la antecesora, interpretado por Omar Sy. Flechner y Peterson también se destacan en sus roles secundarios.

El público que conoce la primera versión no encontrará demasiadas sorpresas en relación a los lineamientos argumentales. Sin embargo, el hecho de ver a estos dos protagonistas es un incentivo importante; además de que la historia está bien contada y vale la pena volver a verla. Mientras que para aquellos que lleguen al cine sin el background anterior el resultado va a ser completamente satisfactorio.

Basada en una historia real, Inseparables es una comedia dramática que conjuga momentos de humor con otros más sentimentales. Y es efectiva porque tiene de base un mensaje de superación a pesar de las dificultades. Entretenimiento asegurado y, posiblemente, también alguna lágrima.

8.0

Comentarios