Emiliano Basile
19/12/2015 22:31

Cha3Dmubi (2015) no es sólo la película que los fanáticos del programa televisivo Cha Cha Cha esperaban: es también la película que se realizó por y gracias a ellos. Financiada de manera ultra idenpendiente a través de la plataforma Ideame.me el film condensa y supera las ansiadas expectativas generadas.

Cha3Dmubi

(2015)

Alfredo Casero es el alma detrás del proyecto. Él mismo asegura en el portal “El proyecto Cha3Dmubi es la respuesta más práctica que tengo para darle a todos los fans de Cha Cha Cha, que, a través de los años, me piden, pidieron y pedirán, que haga lo que mejor se hacer, humor.”

Cha Cha Cha comienza a salir al aire en el año 1994 con su característico humor absurdo. Luego vendrán otras versiones del programa “Dancing en el Titanic” (en 1995 con transmisión en vivo), “El Estigma del Dr. Vaporeso” (1996), y “La parrilla del Xeñor” (1997). El programa no alcanza el raiting suficiente para mantenerse en canales de aire pero logra instalar un acérrimo fanatismo entre los fieles seguidores al punto de convertirse en un ciclo de culto repetido en múltiples ocasiones en cable.

Alfredo Casero diseñó el film auto gestionado e impresentable (en sus propias palabras) para el formato de película tradicional, pero con el fin de ser visto en circuitos alternativos por sus propios seguidores/financistas. El proyecto de presupuesto bajísimo se pudo terminar y tuvo su presentación de lujo en el Centro Cultural Konex, entre ediciones de libros, recitales de bandas en vivo, y “batmanes disfrazados” que circulaban entre el público, del mismo modo que el propio Casero. El evento tuvo su pico con el estreno del film, que cuenta con la forma adquirida por el programa en sus últimas ediciones (varias historias y personajes que se desarrollan en paralelo) para darle ritmo a un producto sin forma narrativa convencional (como era de esperarse), un sentido siempre experimental y ultra sensitivo.

Cha3Dmubi también suma efectos de posproducción contemporáneos para darle un carácter moderno a la producción independiente. Lo surreal y absurdo pasa a ser psicodélico al extremo, sentido siempre de ruptura frente a las formas televisivas y cinematográficas convencionales, o parodias de publicidades de los años sesenta como separadores, con la vuelta de habituales rostros del programa original: Lito Ming, Fabio Alberti, Romina Sznaider, entre otros. También aparece Matías Alé haciendo de Superman, el inigualable Juan Carlos Batman, y varias parodias de películas emblemáticas como Taxi Driver (1976), Juan Moreira (1973) o Carretera perdida (Lost Highway, 1997) de David Lynch, sin obviar referencias oportunas a la situación política de los últimos años en Argentina.

El resultado no puede ser otro que la satisfacción absoluta, con un formato recargado en la virtual recreación de escenarios, animación de muñecos y otras cositas que no adelantaremos. Cha Cha Cha está de vuelta y no queda otra que descostillarse de risa.

9.0

Comentarios