Alejandro Turdó
22/11/2015 22:02

El festival de cine de terror, fantástico y bizarro Buenos Aires Rojo Sangre es un espacio que celebra el terror en lo más amplio de su espectro. En el caso de Resurrección (2015), largometraje del joven director Gonzalo Calzada, nos metemos particularmente en los dominios del terror gótico, ese cuyos elementos suelen ser las casonas antiguas, las presencias ominosas, los sucesos sobrenaturales y los dramas cuyo epicentro no suele encontrarse en el plano de la realidad cotidiana.

Resurrección

(2015)

Resurrección nos situa en las afueras de Buenos Aires en el año 1871, en pleno estallido de la fiebre amarilla. Un joven cura viaja de camino a la capital del país para socorrer a los golpeados por la enfermedad, quien de camino decide visitar a su hermano y su familia. Al llegar a la antigua casona familiar descubre que han sido afectados por el mal, y el mismo hombre de fe comenzará a padecer los primeros síntomas.

Lo que sigue a continuación es una historia que juega todo el tiempo con qué és real y qué és una ilusión, que es lo que pasa realmente en la casona llena de secretos y cuales son las intenciones de Quispe, el misterioso cuidador de la propiedad interpretado por Patricio Contreras.

Después de una primera mitad que se toma tal vez demasiado un tiempo excesivo en desarrollar aquello que es el quid de la cuestión, la segunda parte nos mete en profundidad dentro de la verdadera problemática y allí vemos lo mejor de la producción, con un tratamiento visual que se destaca al momento de retratar lo onírico y lo ténebre.

Al igual que en Hotel infierno (2015) –otra película que desfilo por 16 Buenos Aires Rojo Sangre - en Resurrección el caserón antiguo juega un rol fundamental al momento de dar realismo a la obra y volverse un elmentos de tanto peso como los mismos personajes. La Casa Municipal de la Cultura de Adrogué hizo posible que la producción pudiese utilizar instalaciones del Parque y de la Quinta Rocca para el rodaje, su aporte se tornó invaluable.

En resumen nos encontramos con una interesante apuesta dentro del cine de género nacional, donde el desafió recae en llevar a la pantalla una historia de terror con rasgos clasicistas, la cual al mismo tiempo interpela acontencimientos relacionados con la historia de nuestro territorio que potencian el relato y lo acercan a la audiencia.

7.0

Comentarios