Rolando Gallego
01/11/2015 12:06

A Hortensia (Camila Romagnolo) la protagonista del film que lleva su nombre, le pasan muchas cosas, o mejor dicho, le pasan cosas que no son las que ella espera y anhela que le pasen.

Hortensia

(2015)

Empleada en un comercio que vende productos e indumentaria para caza, acepta el maltrato diario por parte de su empleador y clientes. Su único refugio que encuentra posible a la rutina es el regreso a su hogar junto a su padre y su perro Perroni. Pero cuando su progenitor fallece, víctima de un accidente doméstico con electricidad y su heladera (dos de sus obsesiones), se encuentra ante la disyuntiva de verse sola en el mundo y tener que valerse por sí misma en la búsqueda de sus sueños. Un día encuentra una carta que ella misma se había escrito de niña, en la que se recuerda dos claros objetivos a cumplir para poder alcanzar la felicidad de adulta: “conseguir un novio rubio como papá” y “diseñar el zapato más hermoso del mundo”.

Shockeada por la información comienza un periplo por las diversas zapaterías de la ciudad, copiando modelos, imaginando ver expuestos sus productos, y también aceptando la invitación de un ex compañero de la escuela primaria o la de un vendedor de zapatos para ver si ellos pueden ser los príncipes que la saquen del pozo en el que se encuentra (a pesar que uno de ellos no es rubio como indicaba la carta).

Hortensia (2015) es una película pequeña, que se apoya en la gran composición y fuerza de su protagonista femenina principal. Los directores Diego Lublinsky y Álvaro Urtizberea saben esto, y otorgan un delicado y minucioso trabajo de reconstrucción de época que evoca a cierto período histórico indeterminado, y que potencia el misterio de su propuesta: la que se funda en un universo retro único lleno de electrodomésticos y heladeras Siam.

La elección de determinados colores que brotan en la pantalla con una paleta sobria y estilizada, los directores logran despegar la imagen de la escena, enfatizando determinados aspectos y solapando otros, lo que permite buscar la creación de un estilo diferente dentro del cine local, con un trabajo en el encuadre impecable.

Claro que hay un momento del film en el que los conflictos narrativos se evaporan. El relato se estanca por la repetición incansable de los dos hechos principales. Pero superada esa meseta, Hortensia logra imponer una estética propia en un relato que ahonda en el universo femenino con la historia de una joven que supo ser feliz en su propio mundo de sueños y que ahora debe enfrentarse a la cruda realidad de crecer de golpe.

6.0

Comentarios