Rolando Gallego
25/04/2015 19:13

Con un claro perfil didáctico y una fuerte impronta cinéfila, el primer largometraje de Francisco D´Eufemia, Canción perdida en la nieve (2014), busca rescatar a través del registro documental, un género cinematográfico muy popular durante los años 30 y 40 que tomaba al paisaje rodeado de montañas como un personaje más dentro de las historias.

Canción perdida en la nieve

(2015)

El “Bergefilm” -mejor conocido como “cine de montaña” por estos lados- centró su narrativa en dos aspectos claros que lo definieron: la fuerte presencia de imágenes de montaña y la incorporación de las mismas como un personaje más en la historia.

En nuestro país hubo un claro exponente de este tipo de películas: Gustav “Guzzi” Lantschner, sobre quien a partir de las anécdotas de amigos y colegas, Francisco D´Eufemia concentra el film. El director bucea en archivos personales y en el Archivo General de la Nación, como también en la voz de especialistas (Fernando Martín Peña, Paula Félix-Didier, Carlos Echeverría) para conformar una historia sobre este género cinematográfico y del propio Lantschner, un austríaco estandarte publicitario y político de una época dorada (y emparentado con el régimen nazi), que replicó la impronta de estas cintas en nuestro país a partir de los paisajes del sur y -principalmente- de la ciudad de Bariloche.

Dentro del cine de montaña se vislumbraba una fuerte propaganda militar basada en la oda a la superación y supremacía, dejando ver su sesgo ideológico y transmisión de motes discriminatorios. El esquí se presentaba como “el deporte de los blancos”, al cual durante la época del registro de las películas sólo podían acceder las clases más pudientes de Argentina. También en muchas oportunidades se hablaba de los “morochos” dentro de los films.

Pero más allá de esto, en las películas de Lantschner, y no sólo en su film más emblemático y conocido Canción de la Nieve (1954), había una pasión por mostrar las montañas, por desnudarlas, atravesarlas, superarlas, que además se favorecían en las bellas imágenes gracias a la habilidad del director en conseguir tomas únicas, por ejemplo, colgado a un cablecarril. Esto se debe a que llegó a ser campeón olímpico de esquí, además de ser un enamorado empedernido del cine y, no por casualidad, de las montañas.

En Canción perdida en la nieve el trabajo de investigación de D'Eufemia no sólo servirá para mostrar la filmografía de un director poco conocido fuera del ámbito académico, sino que permitirá de manera didáctica ver mucho más allá del "Bergerfilm" para adentrarnos en el cine de propaganda.

6.0

Comentarios