Ezequiel Obregón
24/04/2015 13:16

En Días extraños (2015) el realizador Juan Sebastián Quebrada construye un universo a partir de Luna y Juan, dos jóvenes colombianos residentes en Buenos Aires que sostienen una relación entre amorosa, violenta, y lúdica.

Días extraños

(2015)

Filmada en un nítido blanco y negro, Días extraños nos muestra la relación entre una pareja de jóvenes colombianos, Luna y Juan, cuyo vínculo está marcado por la pasión violenta. Ellos se besan, tienen sexo, se golpean, rompen sus pertenencias, y se gritan. Posteriormente, afloran algunos momentos de calma y ternura, pero finalmente sobreviene la pasión.

Estamos frente a una película dramática (hay momentos cómicos, sobre todo cuando se apuntan modismos y situaciones típicamente argentinas) que se inscribe a suerte de sub-género de “films sobre parejas”. Los dos protagonistas (Juan Lugo Quebrada y Luna Acosta) asumen con convicción este tour de force amoroso en donde también aparecen elementos sociales y generacionales, como la nueva camada inmigratoria y la búsqueda de compañía afectiva. Quebrada emplea como principales locaciones el departamento en el que los jóvenes viven y (re)descubre una zona poco frecuentada por el cine argentino; el sur de la Ciudad de Buenos Aires. Por otra parte, en la película apenas se ven pocos actores además de la pareja, y eso le da al film un interesante extrañamiento visual. Aparece un comerciante chino y una chica uruguaya (“presa” del encanto de Luna). Este último personaje merecía un mayor desarrollo del que finalmente tuvo.

Días extraños revela un universo circular, de allí que prescinda en buena parte de su duración de elementos narrativos. El elenco es sólido y eso produce la credibilidad necesaria para sumergirse en esta pasión urbana.

7.0

Comentarios