Rolando Gallego
20/04/2015 14:42

Como parte del programa nuclear impulsado por la “guerra fría”, Cuba recibió en el año 1982 una gran suma de dinero por parte del gobierno soviético para construir el CEN (Centro de Energía Nuclear), con una serie de reactores en la provincia de Juraguá con la idea de poder replicar luego esta experiencia en todo el país.

La Obra Del Siglo

(2015)

La Obra Del Siglo (2014), de Carlos Machado Quintela, hace foco en esta increíble historia en la que miles y miles de empleados fueron convocados para armarla, trabajar allí y habitarla, porque el CEN no sólo implicaba la construcción de los reactores sino que sumaba a estos una infraestructura épica que contenía escuelas, hospitales, comercios, centros de recreación etc. A cada empleado le otorgaban una unidad funcional para que no tuviera que viajar y demorarse. En ella podía vivir con quien desee.

El CEN se mantuvo desde 1982 hasta 1992, quedando inconcluso cuando los inversores quitaron su apoyo, y si bien muchas instalaciones pudieron concretarse, muchas otras no, dejando varios esqueletos de concreto en el medio de esta ficticia ciudad. En un primer momento se pensó en demoler todo, la inversión necesaria para esta tarea nunca llegó. Aún habitan en el lugar muchos de los que arribaron esperanzados, con sus sueños y anhelos debajo del brazo como el caso de Rafael, quien pasa sus días echado en una reposera, mirando televisión con su padre e hijo, con quienes no posee una buena relación.

Carlos Machado Quintela decide mostrar ese núcleo tras la desidia y abandono del Gobierno. Y lo hace narrando en un apesadumbrado blanco y negro con detalles de la miseria en la que están y los pocos objetos que poseen. Ante la cámara los tres hombres se pelean, se aman, se odian, todo en medio del gran elefante blanco que se les viene encima, los agobia y crucifica ante cualquier posibilidad de transformar el presente (por ejemplo la nueva relación amorosa de Rafael). Los tres necesitan demostrarle al otro quién manda en el lugar, porque es en esa necesidad donde aparece la falta de una dirección concreta ante el deterioro.

La Obra Del Siglo habla de cómo una mentira, con un mecanismo publicitario y propagandístico enorme, pudo convencer a miles de personas y tenerlas enclaustradas en el seno mismo de la falacia hasta la actualidad. ¿Por qué no se van? ¿Qué siguen esperando allí? Son sólo algunas de las preguntas que Quintela tiene e intenta responder en imágenes.

6.0

Comentarios