Emiliano Basile
15/04/2015 14:54

Resulta al menos llamativo que un documental sobre la historia de la cumbia sea proyectado en el 17 BAFICI cuya sede central es en Recoleta. Pero basta ver los primeros minutos para entender que el auge de este movimiento cultural trasciende clases sociales, grupos étnicos y espacios geográficos. Cumbia la reina (2015) es una invitación al baile y a la alegría popular.

Cumbia la reina

(2015)

La historia comienza hace seis décadas, con la aparición en películas argentinas de Los Wawancó, aquel grupo de música tropical que supo ganarse un espacio en pistas de baile minadas por el ascenso del rock and roll. A ellos los siguieron El Cuarteto Imperial, banda que introdujo el acordeón al género y empezó a instalar la pregunta ¿qué es la cumbia? tras el retroceso de la hegemonía musical del tango. Las respuestas conducen al norte argentino, más precisamente a Santiago del Estero, donde aparecen las raíces de la cumbia nacional, con relaciones claras con la cumbia colombiana.

Koli Arce, Totó La Momposina (artista colombiana), Ricky Maravilla hasta Pablo Lezcano de Damas Gratis con su “cumbia villera”, son algunos de los entrevistados que aparecen en escena. Es que el director Pablo Coronel realiza una investigación profunda y seria, pero sin perder jamás el eje del ritmo popular, para que todos aquellos que quieran ver y bailar con sus ídolos de hoy –y los nostálgicos recuerdos del pasado- puedan hacerlo. El material de archivo es determinante, desde fragmentos de películas, videos musicales de los ochentas, extractos de programas de televisión, y hasta una entrevista a Gilda donde habla de su ascenso, están en este documental. Absolutamente todo lo referido a la “movida tropical”.

El ascenso de la cumbia de orígenes marginales “el tren como primer ámbito de divulgación” dice uno de los entrevistados, hasta la llegada de la TV que posiciona directamente la música en las clases medias hacia la década del noventa. Surgen los grupos musicales con “tipos carilindos” elegidos por casting, entre ellos Comanche, Complot, Luz Mala, y Volcán, cuyo integrante Agustín Almirón cuenta aún sorprendido el rebote mediático y los estadio repletos de público.

Quizás esté en Cumbia la reina la respuesta de por qué el BAFICI (que también nació en la última década del milenio pasado) incorpore en su programación un documental sobre música tropical, tan habitual en nuestros días en las clases populares como en las medias. De cualquier modo, se celebra esta merecida posibilidad, con proyección gratuita al aire libre en una de sus pasadas. A bailar entonces.

8.0

Comentarios