José C. Donayre Guerrero
20/11/2014 15:27

Tierra abrasada (2014), dirigida por Gustavo Siri, es un documental que narra hechos reales guiados por el camino de una ficción, pues tomando la novela “Fuego en Casabindo” de Héctor Tizón, el film nos lleva al lugar milenario donde ocurrió el hecho histórico que marco a la población de la puna en el norte argentino: La batalla de Quera.

Tierra abrasada

(2013)

El propio Tizón participa de un compendio de entrevistas que van marcando el camino de un viaje hacia un espacio ancestral que a la vez, con el paso de los minutos, se vuelve histórico y de ensoñación. La manera en cómo el espacio cobra su interés por lo que dice cada entrevistado, es sumamente sugerente y aumenta cada paso y hecho nuevo narrado. Las palabras orales y la voz que lee fragmentos de la novela de Tizón, hacen que el norte argentino (sobre toda esa frontera que colinda con Bolivia y que resulta ser solo un puente que cruza un rio), se convierta en un lugar plagado de fantasmas que reaparecen con la batalla, lleno de nostalgia.

Sin duda Tierra abrasada, tiene un gran impacto visual, los encuadres y la manera de cómo se arma el documento a partir de un espacio, es lo que más realza y nutre la narración. Tal vez cierto letargo y noción de repetición pueda hacerse sentir, lo cual produce cierta lentitud y pesadez, sin embargo en esos momentos, salen distintas ramificaciones a salvar y sumar nuevos niveles de narración. Por ejemplo los enfrentamientos a un toro embravecido al cual nunca se le hace daño. Actividad elevada sublimemente a un nivel de fantasía solo semejante a lo onírico.

Tierra abrasada es una película que, a pesar de su corta duración, tiene muchos elementos atractivos. Sin llegar a ser una obra ponderosa y aglutinadora, logra captar lo costumbrista de una zona desconocida, y de una batalla olvidada.

6.0

Comentarios