Rolando Gallego
27/10/2014 15:58

Es curioso que cuando uno ve cine de género hecho en el país siempre se piense en una película con un asesino y un cuchillo arrasando algún campamento o colonia escolar sin posibilidad de escape. Por suerte las nuevas generaciones de realizadores que se especializan en films de terror han logrado capturar la esencia y la necesidad de construir relatos sugerentes sin tener que apelar a recursos trillados y reforzando el placer del género desde un lugar inteligente y más sugerente.

2/11 Día de los muertos

(2012)

En 2/11 Día de los muertos (2012) el realizador Ezio Massa, con un guión escrito por él mismo y el crítico Sebastián Tabany, habla de una cosmogenia particular que se dispara cuando un joven (Nicolás Alberti) aparece desnudo y ensangrentado en una ruta. Su hermano Santiago (Juan Gil Navarro), policía del pueblo, es avisado y decide llevar a su hermano a su casa para que se recupere y pueda dar explicación no sólo del por qué de su aspecto, sino, principalmente, del paradero de las personas que con él estaban

Massa incorpora además a Mercedes (Agustina Lecouna) como la joven que ayudará a estos dos hermanos a lograr sacar a flote la verdad, pero también ella será la que siempre discordia entre ambos ya que se convertirá en el objeto de placer de los dos. La historia de 2/11 Día de los muertos se irá construyendo a través de raccontos y flashbacks, que mostrarán a los hermanos de niños, escuchando la maldición que en el bosque acecha el 2/11 día de los muertos y en el que una mujer “loba” llega al pueblo para arrasar con los hombres, y que también los mostrará de adultos, con sus conflictos y principalmente relacionándose con Mercedes.

Massa decide registrar las imágenes con un fuerte dejo televisivo, lo que por momentos resta fuerza a la potencia de la historia que lentamente va conformando un corpus en el que el presente de los personajes se ve totalmente embebido en todos los acontecimientos del pasado. Si bien hay lugares comunes, hay un trabajo actoral (principalmente de Gil Navarro, Lecouna y Carlos Kaspar –que interpreta a un policía compañero del protagonista-) destacado que asume las carencias de producción y potencian la fuerza de cada palabra y gesto de dicen y representan.

2/11 Día de los muertos avanza con la incorporación del aditamento de una misteriosa secta y complica a los protagonistas para que logren encontrar una solución y una respuesta a los hechos que desde hace tiempo no tienen una lógica y clara información. El film además realiza un trabajo con las imágenes, principalmente las del bosque y los espacios abiertos, dotando de una tonalidad gris a los mismos y superponiendo algunos detalles para forzar el escenario de la acción.

Si bien la película por momentos pierde cierta cohesión y se disgrega hacia un film exploratorio sobre las relaciones y conflictos entre hermanos, recupera rápidamente la dirección hacia potenciar la tensión in crescendo y el misterio que envuelve la desaparición todos los dos de noviembre de miembros de la comunidad. No es una obra maestra, pero es un buen intento de hacer cine de género, reforzando la idea y el verosímil, y apostando al misterio que sólo hacia el final develará una verdad que quizás no logre satisfacer del todo al espectador. 2/11 Día de los muertos cumple con su premisa.

6.0

Comentarios