Emiliano Basile
21/11/2013 13:02

Pensemos en la obra maestra de Richard Linklater Antes del amanecer (Before sunrise, 1995). Ahora trasladémosla a la Ciudad de Buenos Aires y centrémosla en dos adolescentes abúlicos que se conocen una noche y deambulan por la calle hasta altas horas de la madrugada. Tal vez nos acerquemos a una idea de por dónde va El aire (2013), que participó de la Competencia Argentina en el 28 Festival de Cine de Mar del Plata.

El aire

(2013)

Malena (Telma Crisanti) y Sebastián (Cristian Jensen) se conocen una noche. Dos personajes que por distintos motivos escapan –o buscan aire en una calurosa noche de verano- de su rutina cotidiana. Malena debe rendir un examen de Educación Cívica y estudia en un bar. Sebastián salió a comprar comida. Sus vidas se cruzan, casi sin un propósito de “levante”. El motivo es alejarse de ese otro que espera en casa.

La diferencia con el film de Richard Linklater es la característica de sus personajes. No son idealistas ni buscan empatía con el espectador. No hacen planteos filosóficos ni existenciales. Su generación es otra, primero, y sus motivos son diferentes, después. Esta cualidad abúlica de los protagonistas también se traduce en el vínculo entre ellos, quizás la crítica que pueda hacerse al film. No hay feeling entre los personajes, se atraen casi por inercia entre el aburrimiento y la incomodidad que sienten para con el resto del mundo. Y no es poca cosa.

La película de Santiago Guidi logra plantear con mínimos recursos un clima de incomprensión y malestar en la vida pre adulta. Un momento donde los compromisos sofocan y una bocanada de aire fresco es vital para salir de la rutina.

7.0

Comentarios