Juan Pablo Pugliese
09/07/2013 13:34

Dirigido por Diana Rutkus y Andrés Habegger (Imagen Final 2008), Cirquera (2012) propone reconstruir los primeros años de vida de la directora en la compañía de circo de sus padres. Con testimonios de los protagonistas y fotos y grabaciones de aquella época se hará un retrato de un espectáculo que ha perdido popularidad.

Cirquera

(2012)

Diana Rutkus nació en el seno de una familia circense pero no conserva recuerdos de esa vida ya que sus padres decidieron dejar aquella actividad cuando ella tenía cinco años. Como se dice en la jerga, pasaron a ser “estables”. Tiempo después ella tuvo la necesidad de explorar esa etapa y Cirquera es el resultado de una ardua investigación.

Con la ayuda de Habegger,Rutkus protagoniza y codirige el documental que le permitirá recuperar parte de su infancia y que brindará al espectador la oportunidad de adentrarse en un mundo que fue perdiendo popularidad con el correr de los años.

A través de antiguas grabaciones en súper 8, afiches promocionales y viejas fotos reconocerá a sus padres y a sí misma entre payasos, leones y equilibristas. Los testimonios recogidos serán vitales para armar el rompecabezas y ubicarse en ese mundo tan peculiar que la rodeó durante sus primeros años de vida.

El valor del documental radica en las entrevistas que Rutkus les hace a los compañeros de sus padres. El porqué dejaron el circo y el rol qué cada uno ocupaba en el espectáculo son cuestiones que irán saliendo a la luz con el correr de los minutos. Algunos la ubican en esos recuerdos y le entregan fotos en las que puede reconocerse.

Cirquera se vuelve repetitiva en la voz de Rutkus y su hermano que sin querer cuentan en dos pasajes del documental las mismas anécdotas. En otra escena, la directora se acerca a un circo, comparte un camarín con una acróbata e intercambian sus opiniones sobre el circo y lo que significa para cada una de ellas. Hubiera sido más que atractivo ver a los artistas del pasado en un circo actual y sus reacciones en un espectáculo de estas características.

No obstante, la recuperación de la memoria por parte de la protagonista también sirve para acercarle al espectador un arte que ha dejado de ocupar el lugar privilegiado que tenía reservado. Cirquera es un rescate emotivo que merece ser visto no sólo por el público de este tipo de espectáculos sino por aquel que quiera conocer un poco la historia de estos artistas nómades.

6.0

Comentarios