Felipe Rocha
02/10/2012 17:11

Ya son varias las ocasiones donde se ha llevado al mitico personaje de Drácula a la pantalla grande. Desde la tétrica representación de Francis Ford Coppola en Drácula, de Bram Stoker (1992) hasta la cómica personificación de Leslie Nielsen en Drácula, muerto pero feliz (Dracula: Dead and Loving It, 1995). En Hotel Transylvania (2012) se explora el mundo del empalador más famoso desde el punto de vista animado.

Hotel Transylvania

(2012)

Hotel Transylvania cuenta la historia del conde Drácula y su hija Mavis, y de cómo su relación se transforma cuando la heredera desea explorar el mundo exterior pero las actitudes protectoras de su padre no se lo permiten. Para proteger a su hija del "afuera", el conde construye un imponente y lujoso hotel donde, no solo su hija sino todos los monstruos, pueden resguardarse de los daños de los humanos. El plan de Drácula es exitoso, hasta que un hiperactivo y nervioso chico humano, Jhonny, pone en riesgo el plan y cuestiona la reputación de su hotel.

La película convierte la imagen de los preestablecidos monstruos villanos plasmada en otras producciones, en personajes divertidos y bondadosos que no poseen las mismas características tétricas. Al contrario, en Hotel Transylvania se juega con esta percepción generalizada de los míticos monstruos y se abordan de una manera cotidiana y amena. En una escena en particular Jhonny le pregunta a Drácula si es verdad que los vampiros mueren al clavarles una estaca en el corazón, a lo que Drácula contesta ingeniosamente “Por supuesto, ¿pero quien no se muere si se le entierra una estaca en el corazón?”. En general la película no posee un profundo desarrollo de la historia, pero lo compensa con pequeñas secuencias y personajes innovadores que agregan dinamismo a escenas no del todo originales.

Aunque la historia principal se centra en la relación entre padre e hija, en varias ocasiones son los personajes secundarios los que llaman la atención y generan mayores risas. Entre ellos está Frankenstein, el Hombre Lobo, la Momia y el Hombre Invisible; que aunque no tienen un arco dramático en la historia, son los que le dan matices a la estructura de la película, generando las mejores escenas cómicas y las que perdurarán en el espectador.

En cuanto al trabajo de las voces de los actores, en la versión original se pueden percibir varias voces reconocidas como la de Andy Samberg como Jhonny y la de Kevin James como Frankenstein. El personaje de Drácula esta a cargo del productor ejecutivo del film, Adam Sandler, el cual lleva a cabo el personaje de una forma divertida e innovadora pero a veces se escucha un acento mas “Sandler” que la del originario conde de Transilvania.

Hotel Transylvania fluye con momentos divertidos y memorables que no tratan de copiar a otros ejemplos del cine de animación. Los personajes se destacan por sus originalidad, mientras que el tratamiento del vínculo entre padre e hija, convierten al film en una buena película para ver en familia. Pocas cosas pasan desapercibidas, entre ellas el trabajo del 3D, el cual es casi innecesario y no se justifica en ningún momento. El mayor logro del film es que se desarrolla con completa autonomía y no se esfuerza en crear historias que conlleven a la creación de una saga, lo cual, le da un valor agregado.

6.0

Comentarios