Constanza Tagliaferri
18/07/2012 14:40

Un año sin televisión es una serie argentina producida desde el más riguroso humor bizarro. A lo largo de ocho capítulos, la historia cuenta cómo cuatro amigos universitarios sobrellevan la absurda pérdida del televisor y las secuelas de su adición. Cuando la producción de comedias con impronta local parece diluida, sus jóvenes realizadores demuestran que a una gran idea no hay presupuesto flaco que la mate.

Un año sin televisión

(2011)

En un diminuto departamento de la ciudad de La Plata, cuatro amigos se reúnen a diario en su ociosa vida estudiantil. Allí viven Cristian, convencido que estudiando cine no habrá mina que se le resista, y Matías, un nerd de chomba y pelo engominado que pasa el día pegado a la computadora. A ellos se suman su vecino Pedro, un galán dulce e inocente, y Hernán, un inventor aficionado a las crear extrañezas en el baño del hogar. El conflicto surge un fatídico viernes 13, cuando el televisor explota en la vereda tras caer por la ventana. A partir de ahí, una secuencia de desopilantes historias los harán pasaran por mafiosos narcos, soñadores enamorados, adictos recuperados, cantantes del musical-hall y detectives facheros.

Rodada íntegramente en La Plata, Mauricio Aché, Hernán Biasotti, Franco Cerana, Matías Fabro, Cristian Ponce y Pedro Saieg son los guionistas, directores y actores de esta serie que, reversionando la sitcom norteamericana, se monta en un enredo absurdo de géneros y de guiños cómplices sobre escenas reconocidas del cine. Repleta de referencias audiovisuales, la serie pasa del cine catástrofe, el musical y el thriller hasta las célebres Tiempos violentos (Pulp Fiction, 1994), Volver al futuro (Back to the future, 1985) y Trainspotting (1996). Los personajes funcionan como una parodia de los propios realizadores que, como cinéfilos y estudiantes de cine, se convierten en una farsa de James Bond, Marty McFly e incluso ET.

Tras cuatro años de su estreno en Internet, Un año sin televisión llega en formato DVD (con material adicional de backstages y tutoriales), para demostrar otro gran acierto del humor en la producción audiovisual local.

6.0

Comentarios