Emiliano Basile
23/04/2012 16:09

El mundo del lobby está íntimamente ligado al mundo de los negocios. Y con ellos, a la política, la corrupción y las estafas. Casino Jack (Bagman, 2010) presenta la historia verídica del lobbista Jack Abramoff -un genial Kevin Spacey nominado al Globo de Oro- que le pone el cuerpo a la mea culpa norteamericana por la crisis financiera. Otra manera de explicar la desmesurada ambición que produjo la debacle económica. Si, otra película sobre la crisis.

Casino Jack

(2010)

La historia nos traslada a los tiempos republicanos con Bush en el poder. Jack Abramoff (Kevin Spacey) es un lobbista, una persona que usa sus influencias en el poder, para servir de puente entre los empresarios y los políticos. Todos hacen negocios legalmente y Jack recibe su parte. El problema comienza cuando Jack decide junto a su socio armar su propio “buffet”. Un casino manejado por ellos, a base de promesas incumplidas y coimas guardadas de un grupo de indios empresarios por un lado y senadores inescrupulosos por el otro.

La película nos dice que la década nefasta creó personajes como Jack. El film con mucha astucia intenta explicar las razones del descontrol financiero que se produjo a partir de negocios turbios. Jack se nos presenta frente al espejo exponiendo las razones que justifican sus actos.

En el comienzo, lo vemos abrazado en una foto junto a George Bush, y el marco es el enriquecimiento ilícito de Jack y su socio Michael (Barry Pepper) siendo atrapados por la Ley. Lo que seguirá es cómo llegaron a esa situación y la respuesta es la misma de siempre en los films acerca de la crisis: la ambición por el dinero. Y el poder les dará la inmunidad para conseguirlo. Volviendo a la fotografía de Jack y Bush, son las dos caras de la misma moneda: poder e inmunidad, inmunidad y poder. Depende del lugar que ocupen.

El principal atractivo de Casino Jack no deja de ser la actuación de Kevin Spacey, representando a este personaje icono de una década en la que los republicanos con George Bush a la cabeza, hicieron estragos que derivaron en la crisis mundial actual. El mejor condimento para pasar el mal trago de la crisis y entender sus motivos.

8.0

Comentarios