Juan Pablo Russo
26/03/2012 14:14

Después de ver la nueva película de Daniel Burman cierta desazón nos inunda. ¿La suerte en tus manos (2012) es de él? La respuesta es un claro y rotundo sí, aunque el film esté más cerca del desastre que de la obra de un experimentado realizador cuya filmografía se caracterizaba por mantener cierta lógica y coherencia narrativa.

La suerte en tus manos

(2012)

La trama nos presenta a dos personajes principales. Él, Uriel, interpretado por el cantautor uruguayo Jorge Drexler, y ella, Gloria, en la piel de la siempre correcta Valeria Bertuccelli. Ambos, que tuvieron una relación en el pasado, vienen de varios fracasos. La casualidad hará que vuelvan a encontrarse y tengan una nueva oportunidad para construir lo que no fue.

La suerte en tus manos tiene algunos logros y muchos infortunios. Desde lo actoral todo funciona a la perfección. Valeria Bertuccelli, sin brillar como en anteriores trabajos, logra darle los matices necesarios que Gloria necesita. Pero es sin duda Jorge Drexler quien desde la naturalidad construye el típico cuarentón con todos esos tics tan característicos del hoy. Burman es un realizador que sabe dirigir actores captando la naturaleza de sus personajes para poder transmitirla tras la pantalla. Una virtud un tanto ausente en el cine argentino donde los directores se preocupan más por lo visual que por lo actoral.

Más allá del virtuosismo actoral, La suerte en tus manos falla en lo narrativo. Aunque parezca mentira viniendo de Burman, ávido a la hora de presentar historias bien contadas que conjugan a la perfección el cine comercial con el de autor. El peor error es abrir un abanico de subtramas que no conducen a ningún lado. Así se mezcla “la trova rosarina” con la adicción al póker, los hijos con una financiera heredada, Rosario con Buenos Aires, y la extravagancia que bordea la historia del personaje de Norma Aleandro con la vasectomía con la que se presenta al personaje de Uriel. Situaciones que no están bien desarrolladas, que desvirtúan la esencia del contenido y que si se hubieran quedado afuera serian beneficiosas. Para qué rellenar cuando lo esencial es la historia de ellos y la relación con el fracaso.

La suerte en tus manos es una película muy menor, sobre todo si tiene la firma de Daniel Burman, realizador del que siempre se espera algo más que lo mediocre o al menos un poco de coherencia. Un film superfluo con uno de los peores finales de la historia del cine argentino, un desenlace tan incoherente que da más lástima que risa. Véala y saque sus propias conclusiones.

4.0

Comentarios