Emiliano Basile
14/02/2012 17:17

Hacía tiempo que no se estrenaba, aunque sea en dvd como en este caso, una película tan maldita como Bronson (2008). Siguiendo la línea de Naranja mecánica (A Clockwork Orange, 1971) y Trainspotting (1996), pero sin drogas mediante y haciendo hincapié de lleno en la ultraviolencia, Bronson es un film desmesurado, incorrecto, trash, que le partirá literalmente la cabeza. Descomunal actuación de Tom Hardy.

Bronson

(2008)

Basada en la historia real de Michael Peterson, un violento presidiario que se hace llamar Charlie Bronson, que se hizo famoso en prisión a fuerza de puñetazos y huesos rotos. El tipo es una bestia salvaje, en estado instintivo que simplemente disfruta de golpear y ser golpeado. Una suerte de Alex del film de Stanley Kubrick pero sin drogarse. El placer por la violencia misma del hijo perfecto de la violenta sociedad británica.

La película dirigida por el dinamarqués Nicolas Winding Refn, responsable de la aclamada Drive (2011), es un genial fresco tecno-violento de la sociedad inglesa. Tom Hardy compuso un verdadero personaje siniestro, de ésos que quedan en el inconciente colectivo. Un personaje demencial, que la película le hace honor con sus imágenes inconexas de colores fuertes y su banda sonora pop trash.

Bronson además se apoya en todas las artes para articular un verdadero deleite que rompa con todos los esquemas cinematográficos. El juego constante con la representación termina por dilapidar cualquier convención fílmica previa. Y lo hace de manera violenta, como su personaje. Puestas teatrales, imágenes surrealistas, elementos de stand-up, actuaciones contenidas, combinan el mejor retrato de una mente enferma como la del protagonista.

Si usted disfruta del primer Aronofsky, del más efectista Lars von Trier o del mejor Cronenberg, Bronson estará entre sus films favoritos. Simplemente una película descollada.

10

Comentarios