Emiliano Basile
01/11/2011 15:10

SMO: El batallón olvidado (2011) aborda desde el género documental, la historia del servicio militar obligatorio en general –el SMO del título- y el denominado “Operativo Independencia” en particular. A través de los testimonios de ex conscriptos, especialistas y sociólogos recrean las nefastas consecuencias psicológicas, sociales y, sobre todo, culturales de este proceso en la población.

SMO: El batallón olvidado

(2011)

No es fácil la tarea del director Marcelo Goyeneche, quién no se conformó con los recursos y testimonios valiosísimos que consiguió para el documental, sino que apeló a soluciones simbólicas para reconstruir los motivos y excusas de la Ley de SMO.

Fragmentos de películas como Cañuto Cañete, conscripto del siete (Leo Fleider, 1963), Los torturados (Alberto Du Bois, 1956), El triunfo de la voluntad (Leni Riefenstahl, 1935) y La batalla de Argelia (Gillo Pontecorvo, 1965), en la que un Coronel habla a sus soldados de los subversivos y sobre un telar proyecta imágenes del nazismo, reemplazadas hábilmente por el realizador por imágenes de los montoneros, hacen énfasis en los mensajes culturales que se difundieron hacia 1975.

El servicio militar obligatorio se aprobó como Ley en 1901, con la intención de crear un cuerpo militarizado entre la población civil en caso de necesitar defender a la patria. Pero, lejos de promulgar valores patrióticos o moralmente normalizadotes, fue un cúmulo de atrocidades que vivenciaron chicos de 18 años. Más aún el grupo destinado al “Operativo Independencia”, operativo aprobado por decreto por la presidencia de la Nación de aquel entonces María Estela Martínez de Perón. Dicha misión estaba consignada a eliminar a la guerrilla.

El caso se agravó con la llegada de la Dictadura Militar de 1976 y el General “genocida” Domingo Bussi, quién convirtió a la provincia de Tucumán en el campo de concentración de la Argentina, y utilizaba a los chicos del servicio militar para enfrentar la guerrilla y transportar a los prisioneros.

Imágenes de archivo y noticieros de la época, son algunos de los recursos para recrear “la cultura” de aquellos años. Colimba significa “corre, baila y limpia” dice uno de los entrevistados y con técnica de dibujos animados se ve el maltrato al conscripto. En este contexto el documental da un salto cuantitativo al presente. Imágenes de la TV actual proyectan sobre un televisor ficticio el debate la una Ley llamada “Servicio Cívico Voluntario”. Los argumentos son los mismos que llevaron a promover el SMO. Por otra parte el cuerpo de policía infantil de Tucumán (niños policías de entre 6 y 7 años), sigue existiendo hoy en día.

SMO: El batallón olvidado recupera la memoria de un hecho histórico callado, pero también las causas y los responsables que lo avalaron. A su vez, deja el pasado para buscar en el presente hechos similares para denunciarlos y con la firme intención de que puedan erradicarse de una vez y para siempre.

8.0

Comentarios