Juan Pablo Russo
24/10/2011 14:02

A usted no le gusta la verdad: 4 Días en Guantánamo (You Don't Like the Truth: 4 Days Inside Guantanamo, 2010) es un avasallante documental sobre la tortura física y psicológica que ejercen las fuerzas militares de los Estados Unidos sobre los presos en Guantánamo. En este caso un chico de 16 años.

A usted no le gusta la verdad: 4 Días en Guantánamo

(2010)

Omar Khadr es un ciudadano canadiense que fue detenido luego de ser baleado por fuerzas militares estadounidenses durante un enfrentamiento ocurrido en 2002, en Afganistán. Omar fue acusado de matar a un soldado americano, hecho que nunca se pudo probar. Herido en varias partes de su cuerpo y con la piel cubierta de esquirlas, lo encierran en la prisión de Bagram para someterlo a diferentes tipos de torturas físicas. Tras declararse culpable, no por propia voluntad sino por la brutalidad física, lo trasladan a Guantánamo para ser torturado psicológicamente. Lo que el documental muestra es una cinta real grabada durante un interrogatorio que duró cuatro días en el que Omar es interpelado por el Servicio Canadiense de Inteligencia y Seguridad (CSIS). La exhibición del material fue autorizado por el gobierno de ese país.

El binomio integrado por Patricio Henríquez y Luc Côté logra con A usted no le gusta la verdad: 4 Días en Guantánamo un hecho histórico para el cine: convertir lo que podría haber sido un informe periodístico de un noticiero televisivo en un documental con valores cinematográficos. Si bien durante la mayor parte del film vemos el interrogatorio al que es sometido Omar, hay, además, un trabajo de investigación en el que se van contraponiendo testimonios de otros ex presos sobre la verdad de Guantánamo.

La trama, que funciona como un thriller político, realiza una crítica al vacío judicial existente y cómo los Estados Unidos se escuda tras la teoría de que Guantánamo no está en el territorio estadounidense para permitirse todo, incluso torturar a menores. Henríquez y Côté ponen todas las piezas sobre la mesa y muestran al mundo una realidad que bien podría haber sido una ficción desarrollada en un tiránico país mucho más lejano, y con muchas menos libertades.

Luego de ver este documental, uno no puede dejar de trazar un paralelismo con lo ocurrido durante la última dictadura militar argentina, y sobre todo con la llamada Noche de los Lápices (retratada en el film La noche de los lápices de Héctor Olivera de 1986). Aunque hay diferencias: mientras la Argentina estaba gobernada por un régimen dictatorial en donde las libertades civiles habían sido anuladas, Estados Unidos es un país democrático, aunque A usted no le gusta la verdad: 4 Días en Guantánamo logre que esto se ponga en duda, al menos en el sentido más amplio de la palabra democracia. Omar fue torturado y obligado a declararse culpable por un crimen que nunca se pudo probar, convirtiéndose en el primer niño condenado por crímenes de guerra de la historia. Y aunque suene a ficción, fue real y ocurrió en el mal llamado país de la libertad.

8.0

Comentarios