Juan Pablo Russo
18/10/2011 13:14

La técnica de la animación es utilizada en esta ocasión  para trasladar la vida de Eva Perón al cine. Eva de la Argentina (2011) es una experiencia inigualable, no tanto para los más pequeños sino destinada a un público adolescente y adulto. Aunque se esté a favor o en contra  del mito, la obra dirigida por María Seoane, vale la pena como ejercicio cinematográfico y recorrido histórico de una época.

Eva de la Argentina

(2011)

El relato cinematográfico se articula a partir de la voz narradora del periodista y escritor Rodolfo Walsh (voz de Carlos Portaluppi) que irá conduciendo la historia a través de dos líneas de acción. La primera centrada en la vida de Evita desde sus orígenes hasta su muerte, y una segunda línea que hace hincapié en el derrotero sufrido por su cadáver.

Eva de la Argentina es una ficción narrada a partir de animaciones -inspiradas en dibujos de Francisco Solano López- que se nutre de imágenes reales y documentos de la época. Es decir que en momentos la animación se funde con la realidad para brindar un nuevo género que resulta de la combinación del documental, la biopic y la ficción. Es una ficción porque es una versión libre de una biografía contada desde la técnica de la animación que utiliza imágenes reales para documentar hechos históricos.

Hay varios puntos fuertes en Eva de la Argentina. La animación es uno de ellos y un guión dinámico y sin fisuras el otro. Resulta atractivo ver como a través de poco más de 70 minutos se arma un relato intenso, narrado desde la simpleza, que nos va conduciendo no sólo por la historia de "esa mujer" sino también por la de la misma Argentina. En Eva radica la mayor parte de la historia del siglo pasado y no sólo en su vida sino también en su muerte. El periplo de su cadáver es un ejemplo de eso y el equipo autoral explota de manera eficiente ese trozo de la historia a través de la adaptación del cuento Esa mujer de Rodolfo Walsh.

Los detractores del mito podrán estar de acuerdo o no con lo que la película cuenta, pero no decir que se trata de un film panfletario o propagandista, sino todo lo contrario. Se le podrán hacer críticas buenas o malas, gustará o no, pero lo que Eva de la Argentina logra, y con muy buenos resultados, es contar la historia de un personaje real desde la ficción. Como la vida de San Martín y Belgrano, la de Eva Duarte de Perón también merecía ser rescatada y llevada al cine, lejos de bronce y más cercana a la realidad, aunque paradójicamente se trate de una animación. El resultado es altamente recomendable.

8.0

Comentarios