Juan Pablo Russo
15/04/2011 19:37

Tras debutar con La risa (2009), Iván Fund codirigió la premiada Los labios (2010) junto a Santiago Loza. Su tercera película –segunda en soledad- mantiene la línea estética y narrativa que ya forma parte de la escasa pero jugosa filmografía del autor.

Hoy no tuve miedo

(2011)

Hoy no tuve miedo (2011) conforma un díptico episódico de relatos aislados entre sí, pero que en algún punto se conectan. Filmada en la provincia argentina de Entre Ríos, Iván Fund toma una cámara y retrata el universo pueblerino de una manera cuasi documental. Historias simples y rutinarias, no hay nada de otro mundo en lo que se muestra, simplemente la vida que transcurre como por casualidad.

Mientras que en el primer capítulo la cámara se dedica a observar y retratar, en la segunda forma parte de la historia ante una presencia visible del equipo de realización. El joven realizador filma cámara en mano y logra un trabajo visual sucio y desprolijo -en el buen sentido- dotado de un realismo que por momentos suena mágico.

La utilización de primeros planos, desencuadres, fueras de foco o los planos dentro de un auto, crearon un estilo que hace que uno pueda identificarlos directamente con el cine de Iván Fund y que lo separa años luz de otros directores más convencionales. Sin duda la sociedad autoral que mantiene con Santiago Loza habla de la pretensión de un cine diferente, ausente de narrativas y que rompa los límites entre ficción y verdad.

Cinematográficamente hay un logro muy superior en la primera parte, tanto desde lo visual como en lo que propone. El opus número uno roza la excelencia, hasta se puede decir que, independientemente, su recepción sería distinta. La segunda parte –tal vez por el exceso de tiempo- hace que se desdibuje y se vuelva un tanto reiterativo.  

Más allá de esta apreciación, netamente personal, Hoy no tuve miedo muestra el notable crecimiento de un cineasta que con apenas 26 años se impuso con una filmografía personal que ya es marca registrada dentro del cine argentino. Y eso no es poco.

6.0

Comentarios