Juan Pablo Mazzini
08/11/2010 09:04

Combinando elementos de films como El Gran Truco (The Prestige, 2006) y El Ilusionista (The Illusionist, 2006), con otros de la oscura y truculenta El Mago del Gore (The Wizard of Gore, 1970) y su remake del 2007; El Mago (Magic Man, 2009), primer largometraje el director Roscoe Lever, propone un relato que resulta atrapante al inicio, pero progresivamente se torna confuso e incoherente.

El Mago

(2009)

Tatiana (Estelle Raskin), una mujer cuya madre ha muerto en un truco de magia fallido, viaja a Las Vegas con la intención de conocer a Krell Darius (Billy Zane), un exitoso mago. Tatiana cree que Darius podrá darle respuestas respecto al fallecimiento de su madre, pero al poco tiempo de empezar sus indagaciones, una serie de homicidios comienzan a sucederse en torno a ella. La policía no puede dar con el culpable y Tatiana parece ser la próxima víctima...

Narrativamente la película evidencia varios problemas: Líneas de relato que no aportan a la trama, personajes que aparecen y desaparecen abruptamente, situaciones absurdas que afectan al verosímil que se pretende construir, y una seguidilla de sucesivas vueltas de tuerca que lo único que hacen es generar confusión.

Por otra parte, el film resulta una buena oportunidad para ver juntos a varios actores que con los años se han convertido en figuras de culto: Billy Zane, que ha hecho cosas tan dispares como Noche Diabólica (1995), Titanic (1997) y uno que otro film en la India; Robert Davi, que para no perder la costumbre hace de policía como en las dos secuelas del clásico Maniac Cop; y Andrew Divoff, que interpretaría al genio malvado en las dos primeras entregas de la saga Wishmaster y al enigmático M en la desmesurada versión de Fausto (2000) dirigida por Brian Yuzna.

Con un tratamiento visual y sonoro aceptable, y una protagonista competente, El Mago falla por generar un relato disperso y confuso: lo que comienza como un interesante thriller policial con uno que otro elemento terrorífico, se sale progresivamente de sus carriles hasta alcanzar una resolución poco clara y aún menos convincente.

Por lo menos a Darius no le pegó Ricky Maravilla.

4.0

Comentarios