Juan Pablo Russo
12/05/2010 12:27

El cine, aparte de ser industria y entretenimiento, también debe tener una función social, y Eva & Lola (2010) la tiene. La nueva película de Sabrina Farji (Cuando ella saltó, 2007) cuenta una historia que puede servir a que muchos jóvenes expropiados por la última dictadura puedan encontrar su verdadera identidad. Y eso ya es un logro.

Eva & Lola

(2010)

Lola (Emme) y Eva (Celeste Cid) son amigas de toda una vida. Eva es hija de desaparecidos y fue criada por su tío (Willy Lemos). Los padres de Lola son militares y le ocultaron su propia identidad. Eva descubrirá la mentira y hará lo imposible para que Lola acepte la verdad.

Para narrar esta historia, Sabrina Farji eligió contarla con una estructura narrativa más lineal que en sus anteriores trabajos, a pesar de imprimirle ciertos toques estéticos que definen su identidad como cineasta. El film cuenta una historia trágica pero corriéndose del lugar solemne en el que podría haber caído, y elige nutrirse de elementos que le imprimen frescura. Los colores, la ropa, la música, el montaje fragmentado o las historias paralelas que nada tienen que ver con el conflicto pero que hacen a la vida misma de los protagonistas, logran un film comprometido y entretenido a la vez.

Que a Celeste Cid la cámara la ama no es ninguna novedad. Dueña de una fotogenia increíble, la joven actriz demuestra cómo es ponerse una película al hombro y sostener una historia de principio a fin con una actuación cargada de carisma. Su Eva es tan increíblemente bella como natural, cada aparición en cuadro, cada parlamento, cada instante en el que está se convierte en un momento memorable capaz de transformar lo más trivial en sublime. Celeste Cid demuestra que además de ser bella es una gran actriz y que con solo su presencia la magia del cine pasa a ser real.

Junto a la extraordinaria actuación de Celeste Cid se destaca un elenco conformado por Emme (El Niño Pez, 2009), Juan Minujín (Cordero de Dios, 2008), los siempre correctos Alejandro Awada y Claudia Lapacó junto a Victoria Carreras en un personaje que el cine le debía. Uno de los puntos fuertes del film es el de la dirección actoral que pone a cada personaje en el lugar correcto sin sobreactuaciones ni clichés, cuando todo podría haberse dado para que así sucediera. La maestría de Farji supo poner los límites necesarios justo a tiempo.

Eva & Lola pone sobre el centro de la escena a la Identidad, pero no sólo de los que la perdieron o a los que se les ocultó sino la de la identidad en toda su extensión, abarcando desde el quiénes somos como personas, como familia, como institución y como país. Identidad que estaría bueno recuperar de la misma manera que las abuelas puedan recuperar a sus nietos, y ellos puedan saber quiénes son, para así entendernos a nosotros como nación.

Hace años en Argentina hubo un ciclo llamado Teatro por la Identidad, más tarde nació Televisión por la Identidad y ahora llego el turno de Cine por la Identidad, una apuesta que movilizará nuestro interior, mostrándonos una verdad a pesar de las consecuencias. Vale la pena.

8.0

Comentarios