Juan Pablo Russo
20/04/2010 16:08

Una película no puede cambiar la historia, pero sí ayudar a entender mejor lo que pasó y reconciliarnos con el pasado. Pecados de mi padre (2009) es un caso concreto de cómo el cine puede aportar su granito de arena para que el mundo sea un poco mejor. Gracias a la buena voluntad de un grupo de personas que dejó el odio de lado para lograr la paz, aunque suene utópico, esto fue así.

Pecados de mi padre

(2009)

Con su centro en la vida del narcotraficante colombiano Pablo Escobar Gaviria, el documental de Nicolás Entel (Orquesta Típica, 2006) sigue dos líneas narrativas, siempre desde la visión de su hijo Sebastián Marroquí: la biográfica y la reconciliatoria. Lo que comienza siendo la construcción de un retrato paterno desde la mirada de su hijo, finalizará en el encuentro de quienes fueron las víctimas de una guerra que los hizo partícipes de manera indirecta.

Pecados de mi padre nos presenta un recorrido elíptico por la historia narco de Colombia de las últimas décadas, pero desde la visión de quien estuvo involucrado en los hechos por ser “hijo de”, motivo que desencadenó en el exilio forzado y el cambio de identidad para poder seguir con una vida normal.

Sin duda uno de los puntos más altos del film, a pesar de recurrir a ciertos elementos trillados –música ampulosa para asentar el efectismo sobre el espectador-, se da cuando se corre de lo biográfico y se introduce en los hechos concretos. Un ejemplo podría ser la reunión que entabla Marroquí con los hijos de dos de los políticos que su padre mandó a matar. Dicha escena es un acto reconciliatorio, que más allá del efectismo que puede llegar a provocar, evidencia al cine en toda su extensión como elemento de ayuda para cambiar la Historia. Hechos como los que desencadenó la película justifican medios y fin.

Provocadora de una ruptura en el formato del documental clásico, Pecados de mi padre innova en la forma de involucrarse con un tema, más allá de ciertos reparos estéticos en su construcción. Una película que hay que ver para entender los hechos que convirtieron una nación en el imperio del narcotráfico más poderoso del mundo. Un documental que ya es parte de la historia. Imprescindible.

8.0

Comentarios