Emiliano Basile
10/01/2010 02:46

Basada en un cuento corto de Stephen King, El Cadillac de Dolan es un thriller atrapante de principio a fin, donde la idea de venganza se apodera del protagonista llevándolo a consecuencias insospechadas. Esos extremos de la conciencia humana que suele explorar el autor de Carrie y Cujo, aquí perfectamente representados en el film de Jeff Beesley.

El Cadillac de Dolan

(2009)

Robinson (Wes Bentley) es un maestro de escuela que lleva una feliz vida junto a su mujer con quien planea tener un hijo. Un día ella presencia accidentalmente un asesinato en manos de Dolan (Christian Slater), uno de los mafiosos mas poderosos de la zona que trafica mujeres inmigrantes. Su mujer es asesinada y Robinson buscará la mejor manera de vengarse para sentir un alivio a su inmenso dolor.

Historias clásicas si las hay, la venganza no deja de funcionar nunca como estructura dramática de un relato, sobre todo si está bien construida como en este caso, donde todos los caminos que pueda atravesar el protagonista lo llevan indefectiblemente a cometer el acto vengativo en cuestión.

Christian Slater interpreta a un villano con todas las cualidades que debe tener un malvado repulsivo en pantalla: es sádico, no tiene piedad, tiene una filosofía sobre la vida (todo buen villano debe tenerla) y hace ostentación del dinero y el poder que supo conseguir mediante el crimen.

Del otro lado está el personaje de Wes Bentley, su antagonista, un tipo bueno, tranquilo y querible, incapaz de realizar un acto de maldad en su estructura de comportamiento. Y para que esto sea mas atractivo aún, está la mano oscura de Stephen King, llevando al personaje “normal” a bucear por los mas horrendos límites de su pensamiento.

En este preciso instante es donde la parábola comienza a descender inevitablemente, mientras que el espectador, empieza a disfrutar sin poder despegarse de la pantalla. Para estos viajes a los infiernos, el autor de El Resplandor es el rey, y El Cadillac de Dolan el entretenimiento mas exquisito.

8.0

Comentarios